Pago con reconocimiento facial: el futuro hoy

Aunque aún parezcan como sacados de una película de ciencia ficción, los lectores de reconocimiento facial son hoy en día una realidad aplicable a diversos contextos en los que se deba identificar certeramente a una persona, ya sea para otorgarle un servicio o negárselo.

En el caso de la autentificación necesaria para para realizar un pago, esta tecnología puede implementarse para dejar atrás otros medios electrónicos en los que se puede hacer transacciones a través de códigos QR enviados por el banco al celular de su cuentahabiente, claves, contraseñas y, por su puesto, el tradicional uso del plástico y la firma en papel.

De hecho, esta transformación digital ya está siendo aplicada con éxito en China y otros países europeos con excelentes resultados, ya que los clientes de las tiendas que cuentan con dispositivos para realizar pagos con identificación facial no tienen que acudir a los establecimientos con su cartera o dispositivo móvil, sino que sólo con su rostro pueden hacer sus compras.

¿Cómo funciona?

Básicamente, se trata de un lector biométrico que identifica los rasgos faciales individuales de los clientes registrados en una base de datos del establecimiento que cuente con este servicio.

Para que el usuario se dé de alta previamente, el proceso es muy sencillo, pues se efectúa por medio de una aplicación móvil en donde introduce sus datos personales y bancarios, además de una fotografía tomada desde la cámara de su teléfono inteligente.

Una vez hecho esto, puede acudir a la tienda en la que se encuentra registrado y hacer sus compras autentificándose sólo viendo hacia una cámara en la caja donde va a hacer su pago.

¿Cuáles son las ventajas de estos dispositivos?

Una de las causas principales por las que tiempo de espera en línea de cajas es bastante –propiciando que se formen largas filas— es que a la hora de pagar cada transacción hecha con tarjeta o con dinero en efectivo tarda más de lo necesario, ya sea porque se requiere la firma o el NIP del cliente o por la devolución de cambio.

Pensando en ello, los dispositivos de reconocimiento facial aportan gran rapidez al sólo tener que identificar al cliente para transferir el cobro a su cuenta de banco, además de que por este mismo medio es posible implementar promociones y beneficios de programas de fidelidad debido a que, al ser la tienda la que maneja el servicio, puede fácilmente añadir información a su base de datos, como el número de compras al mes o determinados montos consumidos por el cliente para hacerse acreedor a un premio o descuento especial.

Sin duda, todo negocio que se encuentra a la vanguardia tecnológica resulta más atractivo tanto por su forma de operar rápida y eficiente, como por su gran presencia y vista innovadora, por lo que implementar estas y otras herramientas digitales no sólo facilitan el trabajo, sino que además llama a más clientes nuevos.

Pago con reconocimiento facial: el futuro hoy