No es Oro todo lo que reluce en el mundo del Freelance

Son numerosos los profesionales que sueñan con trabajar por cuenta propia. Sin duda son muchas las ventajas: trabajar desde casa, un horario flexible, poder compatibilizar nuestra actividad con nuestra familia, no tener jefe…

Según la web Freelancer.com en la actualidad en Estados Unidos 53 millones de profesionales trabajan por cuenta propia, es decir, un 34% de la población activa. Sin duda, en nuestro país este es un colectivo que está aumentando cada día.

No es Oro todo lo que reluce en el mundo del Freelance

Personalmente he trabajado 12 años como consultora de selección freelance, y hay aspectos que han sido muy positivos, como haber tenido la posibilidad de trabajar en una gran variedad de proyectos para diferentes empresas y clientes, lo cual me ha permitido aprender muchísimo. Comencé allá por el año 2004-2005, en una época de “vacas gordas” de la economía española, lo cual me permitió no parar de trabajar durante 3 años pasando de un proyecto a otro, sin tener prácticamente que buscarlos.

Sin embargo con el comienzo de la crisis, el trabajo de reclutamiento empezó a escasear. Se acabaron los proyectos bonitos de reclutamiento y empezaron los “marrones” en los que la paga era escasa en el mejor de los casos, y en el peor, ninguna. Me explico, se puso de moda trabajar “a éxito”, es decir que las empresas solo te pagaban si cubrían el puesto con uno de tus candidatos. El problema era que muchas veces ese mismo puesto se lo encargaban en paralelo a otras empresas de selección o consultores, a veces sin molestarse en informarte de ello, y te enterabas a través de los candidatos de que habían sido contactados por otros reclutadores para ese mismo puesto, ups! Pero bueno, no voy a aburriros con todas las malas prácticas a las que da lugar esta forma trabajar.

Hay otros muchos sectores, como el Periodismo, en el que los profesionales freelance son objeto de grandes abusos y las tarifas que se pagan, si es que se paga algo, son de auténtica miseria.

Efectivamente, son muchos los empresarios que se frotan las manos con el auge de los freelance: trabajadores cualificados a su disposición a los que no tienen que hacer contrato laboral, ni pagar la Seguridad Social… y  que están deseando trabajar en lo que les apasiona. No digo que todos los empresarios sean así, hay muchos que son honestos y que intentan hacer las cosas bien. Pero son muchos los pícaros que se aprovechan de la escasez de trabajo en determinados sectores y profesiones.

Con todo esto, no pretendo desanimarte si estás pensando en ser freelance, simplemente te aviso. Si te lo montas bien, puedes tener una vida profesional muy satisfactoria trabajando por tu cuenta. Pero es importante que te muevas con cautela, y que valores bien los proyectos que te ofrecen y las condiciones. Asegúrate de que te paguen por todo el trabajo que realizas y que te cubran los gastos. Huye de los trabajos “a éxito” en los que no te pagan nada inicialmente y tú tienes que correr con todos los gastos en la espera de una posible recompensa, que quizás nunca llegue. Hazte valer y no aceptes condiciones injustas o inaceptables, porque si no vienen las decepciones, y al final acabas quemándote. Y para eso, quizás estés mejor trabajando por cuenta ajena y cobrando tu nómina todos los meses. ;-)

Patricia Gómez Wilkie - Consultora Freelance

¿Qué te ha parecido este post? ¿Tienes alguna experiencia como freelance que te gustaría compartir?



David Navarro López 22/10/2016 · #7

Que buen post Patricia, el camino del freelance no es "para todos los públicos", aunque a diá de hoy parece que sea la única opción para gente experimentada y sin otras posibilidades de emplearse, por la situación de paro que vivimos. Al respecto, estamos escribiendo una serie de posts con @Oscar Montejo Rodriguez en el que hemos inventado a "Pepe". Te animo que comentes alli, estoy seguro que tienes mucho que aportar.
https://www.bebee.com/group/whatssuping
https://www.bebee.com/producer/@david-navarro-lopez/whatssapping-emocional-trailer-de-pepe-no-malvendas-tu-vida

+2 +2
Belen Villalvilla 20/10/2016 · #6

Cierto lo que dices.
Pero debe decir en contra de nosotros, los autónomos, que parte de esa explotación que sufrimos se debe a la falta de corporativismo que tenemos y cómo hay compañeros (en todos los sectores) que tiran los precios olvidándose del daño que se hacen y hacen al resto.

Ser autónomo es una oportunidad de disfrutar de la familia sin renunciar a mantenerte vinculado con el mundo laboral.

¡Mucha suerte a todos!

+2 +2
Mamen Delgado 17/10/2016 · #5

#4 Para mí, ya solo por eso @José Ramón López, merece la pena.

+1 +1
José Ramón López 17/10/2016 · #4

#3 Totalmente de acuerdo @Mamen Delgado. Y que bueno es poder disfrutar de tu profesión sin sacrificar algo tan importante como es la familia.

+1 +1
Mamen Delgado 17/10/2016 · #3

Estupendo tu Producer @Patricia Gomez Wilkie!! Yo soy freelance desde hace tres años por decisión propia, después de haber trabajado durante 25 años como asalariada. Estos últimos tres años han sido alucinantes, de un crecimiento personal y profesional impresionante, de un disfrute en el plano laboral que nunca antes había tenido ya que ahora me dedico a mi pasión y por eso me fui de mi trabajo.
Fácil no es, pero ahora duermo en mi casa tooooodas las noches (yo antes viajaba muchísimo) y veo a mis hijas todos los días. Me ha hecho gracia la enumeración de @José Ramón López #1 a la que en mi caso añadiría también ser mi propio Community Manager!! Jajajaja...
Cierto que los freelance no paramos, no desconectamos nunca porque siempre estamos ideando historias (¿no es así José Ramón? 😉) pero igual de cierto es que (y esto es muy personal) yo me siento más viva que nunca, mi concepto de "trabajo" ha cambiado porque lo que hago ahora lo haría gratis y mi vida personal ha ganado enteros porque no tengo el estrés permanente en el que antes vivía.
¡¡Todo depende!! Un abrazo!!

+2 +2
Belen Robles 17/10/2016 · #2

Genial artíiculo @Patricia Gomez Wilkie y también buenísimo el comentario de @José Ramón López. Creo que ambos describís con mucho acierto esta situación. Sin querer desanimar a nadie, hay que ser muy realista y tener muy claro que para ser freelance (y poder vivir de ello) no vale con hacerse unas tarjetas de visita, encargar una página web y empezar a facturar como loco.

+2 +2
José Ramón López 15/10/2016 · #1

Ser freelance nunca es un camino de rosas. Hay que currar más que un trabajador por cuenta ajena, tienes que saber vender(te), acostumbrarte a caminar por la cuerda floja y sin red, ser una especie de navaja suiza que sepa de todo un mucho, incluido gestión documental, facturación, atención al cliente, gestión de morosos, relaciones públicas, aprender a organizarte y ser productivo sin un jefe o jefa que lo haga por ti, responsable de compras... Bufff, me dejo algo?

No es por desanimar, es que es la realidad. Es así, por muy cool que se vea desde la barrera.

Eso sí, ser freelance tiene muchas ventajas. En mi caso particular me permite conciliar lo laboral con lo familiar, pues estoy criando a tres hijos.

Y poder trabajar en algo que te gusta es sensacional, te pasa el tiempo volando y tienes la sensación a veces de que no es trabajo lo que haces, es un hobby.

También da mucha satisfacción personal ver el resultado de tu trabajo, ver a un cliente contento y agradecido (que los hay) y todo tras un proyecto que a menudo ha diseñado y ejecutado uno solo.

+4 +4