Paula Lesina en Emprendedores y Empresarios, Marketing y Comunicación, Negocios y Empresa Creadora y directora • Storytelling XL 13/2/2018 · 5 min de lectura · 2,3K

¿Nos engaña con humo y brillantina la burbuja del emprendimiento online?

¿Nos engaña con humo y brillantina la burbuja del emprendimiento online?

Quiero contextualizar este artículo antes de que comiences a leerlo. Si bien mi especialidad es el storytelling y mi interés es ofrecer orientación sobre las palabras que emocionan, persuaden y venden, también escribo otros blogs relacionados con mis intereses y propósitos personales.


Uno de los propósitos que defiendo es la democratización del conocimiento -porque como digo más adelante: información hay de sobra en internet. Por eso, comparto contigo estos textos que no están formulados de acuerdo a los principios de la escritura corporativa sino motivados por la necesidad de sumarle complejidad al pensamiento.


Este post, forma parte de una de mis webs "Wabisabidora", allí fue escrito originalmente pero comparto contigo el contenido en su totalidad. No es mi objetivo que corras a conocer mi blog sino que reflexiones conmigo sobre esta situación y te sumes con tu acción a cambiar la atmósfera online.



El efecto dominó contra la burbuja de internet.



Este es el tercer artículo de una serie de post dedicados al negocio online con éxito desde una perspectiva wabisabi.  Preparate un café, regalate cinco minutos de lectura y conversemos sobre cómo sobrevivir a la burbuja de internet sin salir salpicado de… desperdicios orgánicos.

Si aún no leíste el primero de los artículos, te invito a leerlo para que comiences a reflexionar sobre cuál es la visión de un negocio redondo para quienes somos wabisabidoras. Pero si el tiempo es uno de tus bienes escasos, entonces bienvenida sea la lectura de este post, que te invita a pensar sobre tu posición en este medio gaseoso y efervescente.


Negocio online con éxito.


Me permito una digresión con sentido. Te cuento. Cuando mi hijo tenía dos años, recibió como regalo de su abuelo un hermoso libro de cuentos . El libro es grande, pesado e imposible de manipular por un niño tan pequeño. Sin embargo, no-marido ha sido constante en la lectura nocturna y el libro, fue protagonista de muchas noches en familia.

Dos eran los cuentos preferidos de Camilo, “El rey que no sabe reír” y “El traje del emperador”. Sobre el primer cuento tendré oportunidad de reflexionar en otro momento. El que nos interesa en este momento es el segundo. Una historia que tiene tanta enseñanza para los padres como para los hijos.


El traje del emperador.


En el traje del emperador, una pareja de sastres ve la oportunidad de aprovecharse de la vanidad del rey. Y de su dinero, of course. Le prometen al soberbio monarca,  diseñar para él un tejido nunca antes visto. Cuyo esplendor solo puede ser apreciado por las personas más sensatas y lúcidas.

El rey, presa de su ego, les entrega a los sastres una buena cantidad de monedas de oro. Pasadas unas semanas, la tela no se materializa y el rey comienza a inquietarse. Entonces, decide enviar a uno de sus ministros al taller de los sastres. Dadas las características de la inusual tela, elige al más sensato y lo envía con la misión de observar cómo avanza el pedido.

En el taller, los sastres disfrutan del dinero del rey pero no tejieron ni media fibra. Al ver llegar al ministro, fingen una actividad febril y le enseñan las máquinas de hilar con orgullo. En las máquinas no hay nada, pero el ministro en lugar de dudar de los sastres, duda de su propia inteligencia. Quizás no es lo suficientemente lúcido y sensato como para ver la tela. Presa de esta inseguridad -y a pesar de su asombro- finge apreciar los destellos brillantes del tejido. Al llegar al palacio, le informa al rey la maravilla que acaba de presenciar.


El orgullo de sí mismo.


El rey se siente orgulloso de sí mismo. Finalmente va a tener un traje que le haga justicia a su soberanía y espera con paciencia verlo terminado. Cuando este momento llega -luego de desembolsar más monedas de oro- la sorpresa del rey es infinita. Los sastres gesticulan como mimos, sosteniendo un traje delicado. Pero en sus manos no hay nada. Nada.

Al igual que su ministro, el rey duda de sí mismo. No es capaz de ver la tela pero no duda de los sastres. Ya invirtió demasiado en este traje y dudar lo haría sentir doblemente tonto. Entonces, se siente inseguro de su inteligencia. Se mira al espejo en ropa interior, mientras los sastres entusiasmados alaban los colores, la textura, el delicado aroma de la tela. Lo mismo sucede con quienes lo rodean: ven al rey desnudo, pero fingen apreciar el diseño.

Finalmente, el rey sale a pasear entre la multitud, aún inseguro pero exhibiendo con orgullo su “traje”. Las personas curiosas -igual que el ministro, igual que la corte- se sienten incapaces de observar la gloria del traje y aplauden con fervor al rey en paños menores. Salvo un niño, que señala en voz alta la desnudez del rey y es disimuladamente reprendido por su madre. Mientras tanto, en medio de la fiesta popular, los sastres levantan las cacharpas y se van del pueblo cargando todas sus monedas de oro.


La burbuja online es un traje invisible.


Agradezco tu paciencia lectora. Si nunca antes habías leído este relato, recién en este momento estarás vislumbrando hacia donde voy. Sí mi wabisabidora: la burbuja del negocio online con éxito en internet es como el traje del emperador:


  • Se alimenta de la promesa de un mundo en el cual sos dueño de tu tiempo y tus horas no responden a los intereses de un tercero.
  • Como sos nueva o no tenés las finanzas saneadas como para pagar los cursos que revelan los secretos del éxito,  te sentís insegura. Incapaz de ver con tus ojos profanos la maravilla dentro de la burbuja.
  • Hacés esfuerzos más allá de lo racional por entrar y, cuando estás dentro, algunos conocimientos son útiles y estás agradecida de haberlos recibido. Todo lo demás es humo. Y vos vas por la vida en pelotas, como el rey pero orgullosa del traje que compraste.


Te advierto que todo lo que leas a continuación, responde exclusivamente a mi experiencia emprendiendo online. Si he tenido un negocio online con éxito es porque mido el éxito en mis propios términos y considero que vivir de esto es más que suficiente como para sentirme orgullosa. Pero no es oro todo lo que reluce.

Desnudarse de subjetividad para escribir no es una posibilidad humana. Más allá de eso, mi propósito es compartir una experiencia: la mía. Dicho lo anterior, sigamos adelante.


Negocio online con éxito: no todo lo que brilla…



¿Estás soñando con trabajar en internet porque querés dejar atrás el mundo corporativo y sumarte a la libertad de los emprendedores online?



Quiero ofrecerte un apunte para pensar. En internet también estás trabajando por los intereses de otros. Especialmente por el de grandes plataformas que se alimentan de tu necesidad de una vida más libre y con sentido. ¿Necesito darte nombres?

Por supuesto que sería ingenuo creer que el mundo virtual permanece ajeno a los intereses humanos. Los universos artificiales no se autoregulan. Somos los seres humanos los que creamos las reglas y en el mundo online son las grandes compañías las que obtienen beneficios de tus datos y tu participación voluntaria.

Hasta aquí, suprimimos el escándalo. Podés vivir con esto. No sos una revolucionaria que va por la vida denunciando corporaciones y podés transigir con la realidad.  Dejame añadirte un detalle más. Este juego se reproduce en todas las dimensiones. Muchas personas compraron el relato y no tardó en crearse una burbuja de grandes promesas. Como consumidora, la oferta de cursos para salvarte del fracaso es interminable. Como emprendedora digital, para jugar el juego anestesiás la integridad o comenzás a cuestionar tímidamente si estaba tan mal tu trabajo de ocho horas.



Controlá la respiración espasmódica. Hay una tercera vía, pero antes de recorrerla es necesaria la inmersión en el contexto.



La próxima vez que te sientas tentada por la oferta de un curso sin el cual vas a hundir para siempre tu negocio en el inframundo de los fracasados, te propongo detener el torrente emocional y aplicar el juicio crítico.


¿Cuál es la respuesta al conjuro de la burbuja?


Si alguna vez observaste las fichas de un dominó cayendo una tras otra, vas a comprender a qué me refiero con el “efecto dominó”.  El mundo online se nutre de tus aspiraciones y deseos insatisfechos (y esto da para una película más perversa que Matrix). Vos podés ser la ficha que se corre y empezar tu propio juego.

También podés empezar tu propio “efecto dominó”. Un movimiento en el cual comenzamos a descubrir de humo la burbuja para observar su interior. No tengo reparos en contar cuáles fueron mis éxitos y cuáles mis fracasos.

También conozco por dentro los programas de formación más costosos de internet, esos que te hacen soñar con un negocio online con éxito. No escapé al canto de las sirenas y pagué con contante y sonante la certeza de lo que estoy escribiendo. También vendí programas, pero mi única aspiración actual es democratizar el acceso al conocimiento, porque información, hay de sobra en internet.

Tengo la piel curtida y realmente, aspiro a crear un universo de wabisabidoras: mujeres con espíritu crítico que emprenden pensando, sintiendo y vendiendo con integridad. 


¿Dónde vas a colocar tu ficha?


Paula Pencef Perez 16/2/2018 · #4

Un post que desde luego debería hacernos reflexionar... por fin alguien que habla de estas cuestiones en internet, porque bien cierto es que hay mucho vende humo, mucho vende súper cursos (carísimos por cierto muchos de ellos) y poca o nula aplicación del propio criterio a la hora de ver las cosas del emprendimiento online con lucidez, claridad, objetividad y por supuesto... con calma...

+2 +2
Paula Pencef Perez 16/2/2018 · #3

Hola Paula! me ha encantando tu post! no puedo estar más de acuerdo! y por supuesto se agradece que alguien por fin, empiece en la "red" a hablar claro y alto sobre estos asuntos... me ha gustado leerte, además (como escritora de vocación que soy) déjame decirte que escribes con una calidad impecable, lo que denota que eres una muy buena profesional en tu campo. Gracias por compartir estas reflexiones que son muy apreciadas! Un saludo y espero volver a leerte pronto!

+1 +1

Muy muy buen post @Paula Lesina lo hago Zumbarrr!!!!

0