Paulo Billy Felices Camargo in redaccion digital, Comunicación y Periodismo, Curiosidades Redactor Creativo Oct 7, 2017 · 1 min read · +100

Por qué NO imprimir en Comic Sans y otras prácticas de la impresión que van contra el medio ambiente

Publicado en Espacio360 el 09/03/2015

Por qué NO imprimir en Comic Sans y otras prácticas de la impresión que van contra el medio ambiente

Los diseñadores saben muy bien que no deben utilizar Comic Sans. Es una regla básica que no puede ser pasada por alto y que debe respetarse sino se quiere caer en el facilismo, lo común y el desatinado visual. Entre los conocedores de diseño existe un desdén casi generalizado por este tipo de letra, incluso se puede hablar de una especie de 'amor-odio' que hay contra el Comic Sans. La fuente es tan aborrecida por algunos que existe incluso una página web dedicada a despotricar contra su uso

La diseñadora Verónica Rivera tuvo que retroceder varias décadas atrás, a los inicios del Comic Sans, para explicar este 'amor-odio'. En su artículo '¿Por qué los diseñadores odiamos Comic Sans?', explica que todo comenzó cuando la fuente pasó a formar parte de las "familias tipográficas que vienen por defecto con Windows 95 quedando así al alcance de todos los usuarios del sistema operativo". 

"Cualquiera que tuviera una computadora podía utilizarla y lo que es peor, cualquier persona con una impresora podía liberarla al mundo para que otros la vieran (...) Acá es donde la situación se sale de control y empezamos a verla en todas partes: invitaciones, instructivos, afiches, revistas, franelas, gorras, tazas, uniformes, señalética, vallas y demás". 
Verónica Rivera

Comic Sans se masificó tanto que su uso se convirtió en abuso. 

Ahora existe un nuevo motivo por el que aborrecer el uso de Comic Sans: además de ocupar un poco más de espacio en el papel, es el tipo de letra que requiere más tinta que otras, lo que la convierte en una fuente tipográfica insostenible para el medio ambiente. Así lo detalla Pixartprinting en una colorida infografía, en la que además detalla otras peculiaridades de la impresión que no resultan rentables y muchos menos contribuyen con el cuidado del planeta y de nuestro bolsillo.






Gracias Paulo por la información. No tenía ni idea que hasta en el uso de las tipologías, podemos ser más sostenibles. Ufff que descubrimiento.

0