¿Sabías que en Perú existe una absurda legislación que obliga a los supermercados a desechar alimentos?

Publicado en Espacio360 el 02/09/2015

¿Sabías que en Perú existe una absurda legislación que obliga a los supermercados a desechar alimentos?

En el Perú, uno de cada tres niños menores de 5 años padece de anemia, enfermedad que entre los años 2013 y 2014 aumentó de 34% a 35.5%. Pero no es lo único, según los datos obtenidos el año pasado por la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar (ENDES), el número de niños menores de 5 años afectados por la anemia asciende a un millón 25 mil 524, y de acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en nuestro país todavía hay 500,000 niños que sufren de desnutrición crónica. 

Las cifras son alarmantes, sin embargo, sorprende que en el Perú todavía se desechan al año más de S/.300 millones en alimentos en buen estado. La razón es que al acercarse la fecha de vencimiento o simplemente por fallas en los envases, muchos productos ya no pueden ser comercializados y en vez de ser donados, terminan en chancherías, rellenos sanitarios o en crematorios.

Se calcula que cada año se tiran -como si se tratara de basura- entre 4,5 y 9 millones de toneladas de alimentos. 

Eso se debe a una absurda legislación que obliga a los supermercados y productores a destruir sus productos no comercializables, pero aún aptos para el consumo, frente a un notario público (sí, en nuestro país lo absurdo tiene que ser 100% legal). 

Todo esto para deducir tributariamente la pérdida. ¿Y ello que significa? 

En palabras de Eduardo Ferreyros, esta situación se explica así: 

"Bajo la ley actual, tributariamente, estos productos, al ser incinerados, son deducibles del impuesto a la renta y no están afectos a IGV, considerándose mermas o desmedros". 

Cada tonelada destruida representa un costo de apenas S/.16, pero donar los productos significa un costo más alto. Por ejemplo, según señala La República, hace poco la empresa Alicorp donó 10 mil 800 sobres de puré de papa, lo que le significó un gastó de S/.3 mil 900 de IGV.      

Lía Celi, gerente general del Banco de Alimentos del Perú, señaló a RPP Noticias que "actualmente los dispositivos tributarios hacen que el donante pierda el crédito fiscal, es decir que así me done igual tiene que pagar el IGV, en cambio si ellos destruyen los alimentos recuperan este crédito fiscal".

Es por esta razón, según Ferreyros, que "es más caro donar alimentos en nuestro país que destruirlos", y es así, que una gran cantidad de alimentos, que bien podrían ser donados a diferentes instituciones, tienen un fin que muchos ignoran. 

De acuerdo al diario Británico The Economist, nuestro país se encuentra en el puesto número 12, a nivel mundial, y primero en Latinoamérica, en ranking de los países con más pérdidas de alimentos.  

Ejemplos a seguir...

Una situación muy diferente se aprecia Estados Unidos, país que desde 1996 cuenta con una ley que "libera a los supermercados de responsabilidad por las donaciones que realicen", medida que en los últimos años ha sido adoptada por algunos países de América del Sur, como Chile, Colombia y Argentina. 

En Francia los supermercados están obligados, por ley, a donar los alimentos en vez de botarlos, incluso, aquellos que incumplan esta norma pueden ser sancionados con multas y hasta pueden ser enviados a la cárcel. 

Perú, en busca de una ley que cambie esta penosa situación...

En 2014 se creó el Banco de Alimentos en nuestro país, entidad que actualmente se encarga de distribuir los alimentos sobrantes de diferentes empresas. Dicha organización, señala que para que el Perú pueda estar a la par de los países mencionados y"evitar que los productores y supermercados continúen desechando alimentos en lugar de donarlos", es necesaria la aprobación de un proyecto de ley que permita: 

1. Registrar como gasto deducible del impuesto a la renta el 100% de las donaciones de alimentos que realicen los productores y supermercados a entidades no lucrativas.

2. Se elimine la obligación de gravar con IGV las donaciones de alimentos que realicen los productores y supermercados.

3. Se libere de responsabilidad a los productores y supermercados por las donaciones de alimentos próximos a vencer que realicen a entidades no lucrativas.

Para la Comex (Sociedad de Comercio Exterior del Perú) es importante que"antes de seguir creando programas sociales basados en el subsidio directo, enfoquémonos primero en eliminar las ineficiencias que existen en el mercado y cuya solución pasa únicamente por un cambio legislativo. La pelota está en cancha del Gobierno".