Pepa Gea Pascual en Moda y belleza, Salud, Estética y Belleza Presentadora, Locutora, Colabora, Profesora • Onda Cero / Antena 3 / TVE / Universidad Camilo José Cela 2/11/2016 · 2 min de lectura · 1,4K

Gestos que te hacen vivir más

Escuchar aquí


Seguimos luchando contra el tiempo, y es que hace unos días se celebró en Sevilla el XV Congreso de la Sociedad Española de Medicina Antienvejecimiento y Longevidad (SEMAL) en el que mucho se ha habló de ello. Del envejecimiento y del potencial biológico que al parecer tenemos para llegar a los 120-125 años de vida. Queremos vivir mucho, cierto, ya veces se nos escapa que para muchos no a cualquier precio. Mejor menos de calidad que muchos y malos.


Gestos que te hacen vivir más

En esta edición, como en las anteriores del Congreso, se dieron muchas claves para vivir más y mejor. Hábitos que alargan nuestra salud y nuestra vida, algunos de las cuales muy conocidos, aunque por desgracia, no totalmente compartidos como son la dieta sana y el ejercicio, aunque hay muchos más. Pequeños o grandes gestos con los que podemos hacer que se ralentice el paso de tiempo por nuestro organismo.

Por ejemplo el profesor Juan Antonio Madrid dio a conocer los tres tiempos cronobiológicos que hacen que descansemos en función de la luz natural.Nuestro organismo desde hace millones de años está diseñado para sincronizarse con la luz solar y la oscuridad, pero llevamos 200 años iluminando cada vez más la noche y eso tiene efectos negativos, porque cuanto más encendemos la oscuridad, menos dormimos y menos cantidad de melatonina producimos, y esta hormona, que nos ayuda a dormir y actúa como un potente antioxidante, solo se produce durante la noche.

El profesor insistía en que para poder iniciar el sueño es necesario que el cerebro se relaje un par de horas antes de ir a dormir y para ello es importante reducir la exposición a luces blancas brillantes o enriquecidas en azul, como las de los ordenadores, tablets o móviles.

Otra cosa que debemos hacer para que ese sueño sea reparador es exponernos a la luz natural un par de horas diarias para sincronizar ese reloj biológico que todos tenemos y que tanto cuesta acoplar aquí en nuestro país que andamos con la hora descolocada. Poca broma, porque el hecho de que nuestra hora oficial no coincida con la solar que nos corresponde por nuestra localización geográfica, agrava los problemas de sueño.

En este congreso de antienvejecimiento y longevidad, la doctora Elena Miró en su ponencia añadió, que está demostrado científicamente que igual de perjudicial es dormir menos de las 7/8 horas establecidas como dormir más.

Y