Prof. Mg. Rodrigo Ariel PRADIER en Estudiantes y Universitarios, Profesores y educadores, Oficios y profesiones Auxiliar Judicial • Servicio Penitenciario Federal 22/9/2016 · 3 min de lectura · +800

11 RASGOS DE LAS PERSONAS CON ALTA INTELIGENCIA EMOCIONAL

11 RASGOS DE LAS PERSONAS CON ALTA INTELIGENCIA EMOCIONAL

Lo que hacemos define lo que somos, y hasta cierto punto, si cambiamos nuestra manera de vivir el día a día también nos estamos cambiando a nosotros mismos. Nuestros hábitos tienen poder transformador, y esto también puede ser aplicable a la inteligencia emocional.

De hecho, la idea en sí de lo que es la inteligencia emocional deja entrever que esta puede ser entrenada a través de rutinas. Si la inteligencia emocional es, en definitiva, nuestra capacidad para gestionar las emociones de manera exitosa, y hacemos que el modo en el que aparecen estas emociones varíen, también estaremos transformando en otra cosa el reto que supone enfrentarse a ellas.

11 hábitos que las personas con buena inteligencia emocional suelen tener en común

A continuación presentamos 11 hábitos que caracterizan a las personas con una alta inteligencia. Tener en cuenta este listado de características puede ser de ayuda para saber en qué medida estamos cerca o lejos de este "ideal" de persona emocionalmente inteligente y también para probar con nuevas estrategias para desarrollar este tipo de inteligencia.

Eso sí, se trata de una recopilación de características que sirven como orientación, no como criterio absoluto para diferenciar a las personas con alta inteligencia emocional y distinguirlas claramente de las que no lo son. La inteligencia es una escala de grises, no dos categorías claramente separadas la una de la otra.

1. Aprenden a expresar sus sentimientos de forma clara

La personas con una alta inteligencia emocional saben que gestionar sus propias emociones no significa reprimirlas. Sin embargo, también saben que, cuando se está en compañía de otras personas, hay que tener en cuenta el modo en el que esas interpretan lo que expresamos.

Por eso, procuran encontrar maneras de revelar con honestidad su estado emocional, sin generar mensajes contradictorios. Esto requiere entrenarse en el modo en el que autoexaminan sus emociones, lo cual nos lleva al siguiente punto. Estamos hablando de personas sinceras y auténticas.

2. Se mantienen siempre a la escucha de sus propias necesidades

Tener una buena inteligencia emocional significa, entre otras cosas, tener claro en todo momento que las necesidades humanas van mucho más allá de las fisiológicas, como la comida o la bebida, y abarcan otras de carácter emocional. Es por eso que las personas con alta inteligencia emocional se habitúan a reflexionar sobre lo que sienten, y que tienen la misma cantidad de necesidades de este tipo que cualquier otra persona.

Vigilar esta dimensión de la propia psicología da la posibilidad de ir mejorando a la hora de realizar un diagnóstico sobre los posibles conflictos emocionales que pueden generarse en uno mismo.

3. Se entrenan para identificar bien los sentimientos

De poco sirve monitorizar el estado emocional si no se sabe distinguir un tipo de emoción de otro. Es por eso que aquellas personas que destacan por tener una buena inteligencia emocional se esfuerzan por encontrar las diferencias y similitudes entre aquellos matices emocionales que sienten.

Esto lo pueden hacer tanto centrándose en las propias emociones como en las de los demás, o incluso empapándose en obras de ficción en las que los personajes tengan personalidades complejas y una dimensión psicológica bien desarrollada. Además, es necesario que vayan generando un modo propio de designar estas emociones, utiliz