Prof. Mg. Rodrigo Ariel PRADIER en Estudiantes y Universitarios, Profesores y educadores, Oficios y profesiones Auxiliar Judicial • Servicio Penitenciario Federal 25/9/2016 · 4 min de lectura · +900

El desarrollo de la percepción en el niño

El desarrollo de la percepción en el niño

El desarrollo sensorial en el niño

Al nacer los aparatos receptores en el niño, están dispuestos para su función.

En los últimos meses de gestación maduran las vías sensoriales, primero las del sentido táctil y muscular, pero también las del sentido del olfato y gustativo, y más tarde las del sentido visual y finalmente las del sentido auditivo. Sin embargo en la corteza algunas partes están listas para usarse, al momento del nacimiento, pero otras se desarrollan después del nacimiento. Es por esto que no se puede hablar de un desarrollo de los órganos sensoriales y de su específica actividad, la cual se manifiesta en la percepción.

Sin embargo estos experimentos no han tomado en cuenta que las ondas de diferente longitud producen sensaciones no solamente de color, sino también de una determinada claridad. 

La contradicción que se haya en los diferentes datos sobre el desarrollo sensorial del niño se explica por que la madurez de los órganos sensoriales, está vinculada en primer lugar, a la facultad de emplear mejor los órganos debido al ejercicio, y a que juega un papel importante en el desarrollo sensorial del niño la facultad de interpretar, cada vez con mayor inteligencia, los datos sensoriales. Este hecho esta relacionado con el general desarrollo intelectual del niño.

El desarrollo intelectual del niño no se debe a su sensibilidad individual, demasiado limitada para este fin a pesar de la existencia de todos los tipos de sensaciones, sino al conocimiento social, que por medio del lenguaje y del trato de los seres humanos entre sí se convierte en propiedad personal de todo individuo.

Dentro del desarrollo de las sensaciones y percepciones del niño juega un papel importante el desarrollo de la percepción del espacio y tiempo.

El desarrollo de la percepción del espacio en el niño

El niño reconoce el espacio en la medida en que aprende a dominarlo.

El espacio lejano es al principio poco diferenciado. Debido a la inmadurez de la adaptación y de la convergencia, los niños de un año ni siquiera perciben los objetos que se hallan distantes, que constituyen para ellos tan solo un fondo indeterminado.

Con la valoración de la distancia se relaciona también la valoración de las dimensiones de los diferentes objetos. Para pequeñas distancias y figuras sencillas existe ya una constancia de dimensión o magnitud, en el segundo año de edad. La exacta valoración de las dimensiones de un objeto en distintas alternativas coincide con la comprensión del acortamiento de la perspectiva de los objetos. La comprensión de las perspectivas representadas es el aspecto