Prof. Mg. Rodrigo Ariel PRADIER en Estudiantes y Universitarios, Profesores y educadores, Oficios y profesiones Auxiliar Judicial • Servicio Penitenciario Federal 2/11/2016 · 1 min de lectura · +500

Relajación para niños: Una guía para ayudar a tu pequeño a relajarse

Relajación para niños: Una guía para ayudar a tu pequeño a relajarse

La meditación está de moda, pero por una buena razón. Hoy en día es utilizada como una terapia destinada a mejorar y favorecer la salud y el bienestar. Esta práctica ha logrado una gran popularidad en la última década, junto con aquellas técnicas dedicadas a la relajación física y mental.


Entre las ventajas que conllevan los métodos que apelan a la meditación detacan:
– Disminución de la agitación psicomotora.
– Menor estrés y por tanto disminución de sus consecuencias.
– Desarrollo del pensamiento creativo y de la memoria.
– Fomento del autoconcepto, autoconocimiento y autoestima.

Independientemente de los beneficios anteriores, existen multitud de estudios que sugieren que la realización de actividades que fomenten la relajación dismuye la prevalencia de trastornos, al incidir sobre el sistema nervioso y el control de la “respuesta lucha-huída” (acción de respuesta al estrés, que causa síntomas como: incrementando el ritmo cardiaco o/y respiratorio, aumento de la producción de sudor…).

Dos de los métodos más conocidos actualmente son la Relajación Progresiva de Jacobson y el Entrenamiento Autógeno de Schultz. Tan sólo tienes que encontrar un sitio con una temperatura agradable, que el niño se siente cómodamente, reducir al máximo las distracciones y ¡empezar a leer en voz alta!

Otros recursos interesantes si, ya sea por las características del niño, por cuestiones de tiempo o falta de motivación, no es posible realizar ninguna de las propuestas anteriores es efectuar algún ejercicio de relajación más físico. Para ello pueden tomarse diferentes objetos destinados a apoyar el masaje (cepillos con ruedas, varillas…) y dar masajes en la cabeza, espalda, brazos… Este tipo de relajación es indicada como preámbulo de otros tipos de relajación más complejos (como los expuestos con anterioridad).