LA FAMILIA Y EL ENFERMO DE ALZHEIMER

El enfermo de Alzheimer, a lo largo del proceso de la enfermedad, requiere progresivamente mayor atención y dedicación por parte de sus cuidadores. Estos, normalmente, pertenecen al núcleo familiar primario (padre, madre e hijos de ambos). Entre ellos aparecerá el cuidador principal.

El objetivo primordial con el enfermo de Alzheimer es que tenga la mayor calidad de vida posible en el transcurso de su enfermedad. Para ello es necesario frenar el deterioro, intentando conservar las actividades funcionales, funciones cognitivas, sin olvidar las relaciones sociales y ambientales para que pueda desenvolverse íntegramente.

Momentos principales a destacar:

-Inicio, información de la enfermedad para poder realizar una evaluación integral y formar parte de un programa de tratamiento.

-Acompañamiento y participación activa en la rehabilitación, este apoyo con los profesionales puede facilitar la consecución de los objetivos.

-"Hacer las cosas con el enfermo". Ahora no es capaz de realizarlas, de valerse por si mismo.Su deterioro está llegando al final del camino y precisa cuidados específicos.

Programas en los que se solicita la cooperación familiar:

-Actividades de la vida diaria (comer,higiene,caminar,etc.).

-Entrenamiento cognitivo.

-Entrenamiento físico.

-Socialización y ocio.

Entre el cuidador principal y el resto de familiares existirán diversas situaciones que se reflejarán en los actos ,tales como:

-Falta de interés sexual con el cónyuge.

-Falta de tiempo para dedicarlo a los hijos.

-Cansancio, frustración , apatía, tristeza...

-Reducción de jornada laboral (implica reducción económica), permisos para ir al médico.

 Aceptar e integrar la enfermedad de una forma positiva, va a depender de la familia.La comunicación y colaboración entre el cuidador y resto de familiares es imprescindible para que todo sea más llevadero sin renunciar  a su proyecto vital con su cónyuge e hijos.


LA FAMILIA Y EL ENFERMO DE ALZHEIMER