Conoce como la tecnología ha revolucionado tus finanzas personales

De acuerdo a la opinión de expertos recabada por la revista Forbes, la tecnología no solo ha cambiado la manera en la que manejamos nuestras finanzas personales actualmente sino que se estima que en diez años revolucione la manera en que usamos el dinero.

Conoce como la tecnología ha revolucionado tus finanzas personales

Préstamos y créditos

Uno de los conceptos de finanzas que se han visto modificados por la tecnología son los créditos y préstamos, que aunque no han cambiado en sustancia si lo han hecho en forma. Específicamente en la forma en que los solicitamos si han cambiado sustancialmente.

Ahora puedes solicitar préstamos en línea y mini créditos de manera inmediata con tan solo entrar a internet o a través de una aplicación móvil facilitándote todo el trabajo ya que no tendrás que ir a la sucursal y hacer todo el trámite; además puedes comparar diferentes opciones como en dineroahorita.mx


Ahorros e inversiones

Otra de las maneras en que las finanzas personales se han visto modificadas por la tecnología se puede observar en los ahorros e inversiones. Ahora llevar el control de nuestras cuentas de ahorro o invertir nuestro dinero es posible desde nuestra computadora, celular o desde nuestra tableta.

Así que ahora ya no hay pretextos para evitar que nuestro dinero se nos pierda entre colchones y alcancías o que nuestras inversiones se vuelvan pérdidas ya que también existen páginas como dineroahorita.mx que te ayudan a decidir dónde invertir o a llevar el control de tus ahorros.


Menos tiempo para vivir más

Si bien la tecnología aplicada a las finanzas personales nos ha traido grandes beneficios, el más significativo de todo está en el gran ahorro de tiempo que nos ha dado. Ahora ya no tendrás que perder horas y horas en largas filas de banco pues una aplicación o página web pueden resolverte lo mismo que un ejecutivo de banco o cajero.

Sin lugar a dudas la tecnología aplicada a las finanzas seguirá cambiando, y con ella la manera en que ahorramos, pedimos prestado, invertimos y hasta comprando haciendo que al final del día gastemos menos tiempo en filas y más disfrutando de la vida.