Roberto García Toledo in ropa personalizada, Marketing y Producto, Ventas Analista SEO • Rafasshop Nov 4, 2019 · 1 min read · 2.4K

¿Uniforme de trabajo? ¡Sí!, pero...

¿Uniforme de trabajo? ¡Sí!, pero...

La importancia del uniforme


Yo mismo, a pesar de que trabajo en una oficina, no voy arreglado. Visto con una camiseta básica y unos vaqueros, a veces chándal. ¿Zapatos? Zapatillas, las más cómodas que tenga en casa. No estoy cara al público, no necesito "mostrar" seriedad, rectitud...tampoco necesito unas botas de seguridad. Sin embargo, llevo "uniforme".

Entonces, ¿qué es el uniforme?

Más allá de la seguridad que proporcionan las EPI como los chalecos reflectantes o unas botas y la formalidad que da una camisa y una corbata, el uniforme brinda muchas posibilidades.

Una de las más importantes, y la más directa, es el branding.


Branding. Haciendo marca


El branding es un anglicismo para lo que en castellano llamamos "crear tu marca". En el momento en que ponemos el logo de nuestra empresa a, por ejemplo, nuestro chaleco multibolsillos, pasa de ser una herramienta para hacer nuestro trabajo más ergonómico a ser una herramienta más el agregado de que la gente está viendo el logo...es decir, QUIÉNES SOMOS. Está viendo nuestros colores, nuestro logo, quizá el número de teléfono en la espalda....y esto es hacernos publicidad también, sin interactuar directamente con el público.



En la imagen de arriba aparezco yo (¡¡con esas pintas!! 😱 PUES SI, mi yo de fuera de la oficina 🤘) con el uniforme que usaba en el bar donde trabajaba: una camiseta negra de manga corta con el logo de nuestra empresa (camiseta hecha donde trabajo actualmente). Y cuando no, una sudadera del mismo color. ¿A que así me pedirías una cervecita?

Y eso, amigos míos, son VENTAS. Ir fuera del trabajo con la ropa del trabajo es, también, de algún modo, trabajar, ¿o no? A algunos y algunas habremos hecho "clic" en su mente sólo con ver nuestra chaqueta o camiseta de trabajo personalizada.


Y he aquí la importancia del uniforme en el trabajo. No tiene por qué ser una chaqueta americana, ni una falda entallada. Vende más una visión de nuestra marca, sin gastar lo más valioso que tenemos, el tiempo.