Rodrigo Arizaga Iturralde en Marvel Comics, Cómics, tebeos e historietas! Redactor/editor/blogger • Fan Digital S.l. 31/1/2019 · 1 min de lectura · ~100

George Pérez: Titán entre las viñetas

Publicado en http://www.comicdigital.com/38360_1-La_Atalaya_del_Vigia.html

La semana pasada George Pérez anunciaba su retirada profesional del mundo del cómic. Una noticia que no cogía precisamente desprevenidos a aquellos que venían siguiendo el trabajo de un autor que en los últimos años arrastraba varios problemas de salud que dificultaban sobremanera su labor. Congratulándonos de que esa marcha no se deba a un deceso es, sin embargo, imposible no lamentar la pérdida de uno de los ilustradores más capaces, prolíficos y decisivamente influyentes del cómic de superhéroes de las últimas cuatro décadas.

Nacido en Nueva York en 1954 en el seno de una familia de emigrantes portorriqueños, su afición por los cómics le llevaría a dedicarse al dibujo, iniciándose en la industria a principios de la década de 1970 como asistente del dibujante Rich Buckler, encargándose de las tintas de este para Astonishg Tales #25 donde hacía su primera aparición el personaje de Deathlock. Rápidamente los editores de Marvel le confiaron trabajo en títulos de la época relacionados con el terror (Werewolf by Night) y artes marciales (Deadly Hands of Kung Fu, donde junto a Bill Mantlo creó al Tigre Blanco, el primer superhéroe de origen portorriqueño). Su buen hacer hizo que pronto recibiese encargos en cabeceras cada vez más importantes como Inhumanos y Los 4 Fantásticos antes de consagrarse en Los Vengadores.

Mano a mano con el guionista Jim Shooter, Pérez elaboraría historias tan influyentes como La Saga de Korvac o La Novia de Ultrón. Sería también con su trabajo en la serie cuando asentaría un detallado estilo de dibujo del que destacan su capacidad para dotar de una fisonomía propia a cada personaje (hablamos de un dibujante capaz de dibujar al Capitán América, Ojo de Halcón y Hank Pym vestidos de civiles sin que parezcan trillizos) y su facilidad para manejar multitud de objetos y personajes en cada viñeta sin que la narración o la estética se resientan un ápice. Su versatilidad a la hora de dotar de ritmo y espectacularidad a las escenas de acción nunca supone un detrimento para plasmar escenas cotidianas de diálogo, mientras que la profusión de detalles visuales de sus viñetas nunca llega a sobrecargar la narración. Un raro y preciado equilibrio que además cuenta con el plus de una puntualidad respecto a los plazos de entrega propia de un reloj suizo.

Continua la lectura en http://www.comicdigital.com/38360_1-La_Atalaya_del_Vigia.html