Ronald Armando Mazariegos de León in Auditores Contralor Feb 4, 2020 · 1 min read · 3.0K

La entrevista

Llegué temprano y bien preparado -como debía ser-, me sorprendí cuando el primer comentario que escuché de la entrevistadora fue "pensé que era más grande", por lo visto estaba esperando ver un anciano de 50 años.  Luego como es previsible me pregunto quien era yo y muy pronto estuvimos en la parte profesional y la experiencia laboral.


Nunca he sido despedido de ningún trabajo, principalmente porque he tratado de ser consecuente con quienes me contratan y he luchado por realizar un trabajo en equipo eficiente, lo cual me ha permitido ser un buen colaborador y he logrado los objetivos que se me han propuesto...  le dije.


Usted tuvo un trabajo reciente en el que duró un poco mas de un año, que pasó allí - me preguntó-, le describí todas las situaciones con las que bregue en aquel trabajo y las situaciones éticas que me llevaron a decidir prescindir de aquel trabajo antes que de mi integridad, al fin y al cabo, jamás estuve involucrado y no pienso estarlo en situaciones que atenten contra la ética, pues soy un profesional de la auditoria interna y entonces en donde quedaría mis tantos informes en donde sugerí mejoras en los procesos y correcciones a las prácticas organizacionales cuando éstas se desviaban de las buenas prácticas o se acercaban a los riesgos inadvertidos.


Mi entrevista concluyó y a los días fui informado que mi aplicación no había sido considerada viable!!...  


Todo esto era bastante raro, pues el trabajo se adaptaba a mi experiencia y poseía "creía yo" las aptitudes y las actitudes idóneas para aquella aplicación.  Lo anterior me brindó la valentía para llamar a mi entrevistadora y decirle que necesitaba asesoría profesional, pues no entendía en que momento había quedado fuera de aquel proceso recién iniciado de reclutamiento.


Me dijo un consejo le voy a dar, "Más es Menos", con lo cual pude deducir que mi explicación final había incluido más detalles que los que ella esperaba.  Paradójicamente yo siempre pensé que al reclutador se le debe ser lo más honesto posible, para que evalúe no solo tu honestidad, sino la capacidad que tienes de tomar decisiones difíciles en momentos hastíos, pero entendí que algunos de los reclutadores milennias no siempre siguen esta norma y prefieren encuadrar el perfil con la edad, el rango salarial y las características físicas de los candidatos.


Ahora tengo 51 y me veo lamentablemente alejado de los procesos de entrevistas y siento que por la edad nos etiquetan como parte de los ciudadanos de oro y nada es más lejos de la realidad, pues nosotros los cincuenteros somos aún ciudadanos de plata aunque ciertamente también valemos oro.


Ronald Maza´s La entrevista


#3 creo que lo más importante es la experiencia, porque es lo que hace profesional a la persona.

0

#2 Es correcta, el tiempo nunca se detiene, peri si se invierte bien, jamas pesaran los años

0

Simplemente seleccionar lo que realmente se nesecita ', para evitar gastar en lo innecesario

0

Los años transcurren y llegaras a ello

+1 +1
Linda Mark Feb 4, 2020 · #1

User removed

-1 -1