Rubén Dario Ortiz Hernández in Directivos y Ejecutivos, Administrativos, Ing. Informáticos y de Sistemas Vicepresidente Financiero y Administrativo 22/11/2019 · 2 min read · 9.6K

Inteligencia Artificial todo un Cataclismo Empresarial

Inteligencia Artificial todo un Cataclismo EmpresarialSi usted es un empresario o gerente debe saber a la brevedad y con urgencia que se avecina una ola gigantesca, la comunidad científica la ha llamado Inteligencia Artificial, IA. Reputados especialistas informan que en sus entrañas alberga toda un transformación económica, social y política, inclusive superior a la revolución francesa.


    Esta ola de grandes proporciones deberá tocar tierra con toda su fuerza en menos de una década, y cuando lo haga reconfigurará la forma en que hacemos absolutamente todo, incluidas nuestras relaciones sociales. Ante tal noticia los gobiernos más avanzados, centros de pensamiento de talla mundial y grandes corporaciones han encendido las alarmas, y se han aventurado mar adentro para entender su impacto. Llegando en primera instancia al consenso que habrá una “revolución laboral y una explosión de la productividad”.


    Lo anterior se confirma con el estudio del BID Planet Algorithm: Artificial Intelligence for a Predictive and Inclusive form of Integration in Latin America de Julio de 2018, donde se indica que el 39% de los empleos están en riesgo de automatización, y si se toman otras fuentes como el bestseller Homo Deus del israelí Yuval Noah Harari[1] se menciona que el 60% de los trabajos tendrá una fuerte caída en la demanda con tendencia a desaparecer, entre ellos abogados, financieros, contadores, administradores, economistas, operadores de call center, médicos, ingenieros, y hasta miembros de juntas.


    ¿No lo cree?, ¿es escéptico?, entonces revisemos algunos ejemplos que traen las primeras olas. Para empezar, en junio de 2018, Sundar Pachai, presidente de Google, demostró en tiempo real como una computadora llamaba a reservar una cita en un salón de belleza, así como una mesa para una cena en un restaurante, para sorpresa, el interlocutor humano nunca notó que dialogaba con un software. Hoy casi todas las multinacionales tienen en sus planes usar esta tecnología para remplazar sus centros de servicios.


    Otro ejemplo es la creciente preocupación de los traders en Wall Street, ya que las operaciones son hechas por “Trader Algoritmitcs” quienes procesan y analizan millones de datos y toman decisiones en tiempo real con mayor asertividad y resultado, relegando a los humanos a un segundo plano.


    Otra pauta la dio el estudio LawGeex publicado en 2018 y replicado por un centenar de portales noticiosos, en el que se detalla el desafío asumido por 20 abogados experimentados frente a un algoritmo de Inteligencia Artificial - IA, para detectar los errores contractuales en un documento que contenía 152 cláusulas con una extensión de más de 152 párrafos; el resultado fue que el algoritmo alcanzó una efectividad del 92% frente al 84% de los abogados, empleando la mitad del tiempo.


    Asimismo, desde el 2014 la firma de Capital de riesgo Deep Knowledge Ventures con sede en Hong Kong, nombró un algoritmo llamado “Vital” para hacer parte de su junta directiva, este tiene derecho de voto y su principal función es recomendar inversiones.


    Un ejemplo más cercano, es el algoritmo que adelanta el Departamento Nacional de Planeación, DNP, el cual permite a través de imágenes satelitales detecta las vías terciarias del país con una precisión del 80%, lo cual es sumamente complicado hacerlo de forma tradicional por la falta de presupuesto, tiempo y recurso humano, pero en caso de prosperar desplazará el trabajo de topógrafos.


    Estos ejemplos que parecen más de la ciencia ficción son hoy una realidad, y son la punta del iceberg de cientos más en diversos campos como la música, la poesía, las redes sociales, la publicidad y el cine. Así las cosas, el corolario a modo de recomendación es entender que estamos en plena etapa de transición a un nuevo mundo y se hace imperativo desarrollar el conocimiento y las habilidades sobre su funcionamiento, operación y beneficio de la inteligencia artificial, antes que algún algoritmo nos reemplace y quedemos arrasados por esta ola.


        [1] Yuval Noah Harari, historiador y escritor, profesor en la Universidad Hebrea de Jerusalén. Entre sus obras se encuentran Sapiens: De animales a dioses, Homo Deus: Breve historia del mañana1​ y 21 lecciones para el siglo XXI.