Sebastian Torres in Redes Sociales y Marketing Digital, Redes Sociales, Marketing y Comunicación Marketing Communications Manager • Flash Mobile - ACN Feb 18, 2020 · 3 min read · +200

Los likes no pagan las cuentas

Los likes no pagan las cuentas

En la actualidad, en el mercado vemos especialistas en marketing digital y redes sociales y creemos que son gurús del tema. Pero, seamos sinceros, en realidad, quienes dicen serlo, ¿lo son? Muchos usuarios, empresas y agencias suelen vender humo con palabras como likes, engagement, share, followers, etc. y varios cayeron (me incluyo) en este juego de anglicismos elegantes. 

Lo primero que podríamos hacer es aclarar –y este es mi punto de vista muy personal– que la estrategia no debe ser de marketing digital. Debe ser una estrategia general de mercadeo que, sí o sí, incluya lo digital. No podemos separar cosas que realmente son un todo. 

Lo segundo, hay que entender que el mundo digital no son solo la redes sociales. Tenemos que validar la experiencia del usuario, los portales transaccionales, el contenido, los blogs, los sitios web y mucho más.

Espero –pronto– poder escribir un artículo de todos los aspectos que involucra una estrategia digital, pero por ahora me quiero centrar en las redes sociales y el absurdo pensamiento de que tener más likes es el objetivo final.

A continuación, enlisto las 3 observaciones más comunes que he visto a lo largo de mi experiencia en este mundo:

“Hagamos la publicación a las 6 de la tarde; a esa hora todos están en redes sociales mientras vuelven a su casa del trabajo”.

Seguramente, muchos nos hemos cruzado con publicaciones con encabezados como La mejor hora para publicar contenido en una red social. Por ejemplo, te dicen que en Facebook el mejor momento es entre la hora X y la hora Y, dependiendo de que sea de lunes a viernes o fin de semana.

¿Es correcta la información que comparten? No necesariamente. Es más, algunos artículos ni siquiera agregan un crédito o cita de sus fuentes. Es cierto que muchas redes sociales tienen picos de interacción y esto hace que haya más personas conectadas consumiendo y compartiendo contenido, pero no significa que las personas contactadas sean la audiencia meta. Si la gente y las empresas que generan contenido lo hicieran a la misma hora ¿cómo sabes que ese contenido no se va a ahogar entre un mar de publicaciones de otras marcas?

Lo importante es no caer en “el tiempo de todos”. Analiza tu audiencia: qué edad tiene y qué tiempo es el que utilizan para consumir redes sociales. Tal vez tu target son estudiantes universitarios que tienen clase de 7 de la mañana y viajan en transporte público. En ese caso, si quieres aprovechar esa franja, tus horarios de publicación deberían ser diferentes a los de una compañía que quiere cautivar a los millennials para ir a un brunch un sábado en la tarde.

“Hay que tener presencia en todas las redes sociales; no podemos quedarnos por fuera”.

¡Falso! No tiene sentido abrir cuentas en redes sociales solo por abrirlas. Muchas veces creemos que teniendo una empresa debemos tener Facebook, Twitter, Instagram, YouTube, LinkedIn, Snapchat y hasta TikTok… Luego vemos al encargado de contenido de redes sociales subiendo el mismo video o texto en todas las plataformas. ¿Esto genera valor? No. 

La gente que está en Twitter necesita contenido corto con links para ampliar información (si así lo quisieran). Las personas con Instagram está esperando una fotografía o video de calidad; los usuarios de TikTok realmente están esperando un video gracioso, light y fácil de compartir. Para mí, esta última red social es de las más difíciles para cautivar público (y el universo sabe que lo he intentado, ¡ja!).

Es un error creer que tenemos que estar en todos lados. Lo importante es ver la audiencia. ¿Dónde están las personas? ¿Qué tipo de personas son? ¿Qué les gusta y qué no? Después de ese análisis, puedes ver, objetivamente, cuál es la mejor red social para tu empresa/negocio/marca personal.

“Tiene muchos seguidores, contratémoslo a él”.

Los influencers en redes sociales… una de las estrategias que están de moda pero que parece una burbuja a punto de estallar.  

Lo primero que es importante aclarar es que los influencers siempre han existido y no es exclusivo de las redes sociales. Desde hace muchos años, muchas personas, gracias su conocimiento, han generado una audiencia propia que confía en su contenido. Hablo de presentadores, oradores, periodistas, profesionales, etc. Ahora bien, los influencers de redes sociales son lo mismo, solo que han compartido su contenido de valor en las redes sociales o en portales web.

Entonces, ¿es bueno usar influencers para las marcas? Claro que lo es. Lo importante es validar si los que piensas utilizar son los adecuados. Antes de hacer una inversión, pregúntate:

  • ¿El influencer tiene tu misma audiencia?
  • ¿El influencer se identifica con tu marca?
  • ¿Su contenido tiene relevancia? Muchos seguidores no significa que la gente le dé like a su contenido. He visto personas con 6 millones de seguidores y solo 20 likes en sus publicaciones. ¡Piensa en esto!

Si respondes estas preguntas y encuentras a la persona adecuada, entonces sí es buena idea usar la estrategia. Si no es así, no es conveniente hacer esa inversión.

Seguramente, si eres un estratega digital innato, sabes qué es el píxel de Facebook, el script de Google Analytics o saber cómo pautar con Google Adwords. En ese caso, este artículo no es para ti porque es probable que lo veas como algo básico.

Sin embargo, para quienes recién inician en este mundo de redes sociales, es importante tener en cuenta que los likes no pagarán las cuentas; ni las de la empresa. Los likes de calidad representan personas realmente interesadas en tu contenido y en tu propuesta de valor. Una estrategia bien pensada en redes sociales sí ayudará a tener una audiencia entretenida, que consuma tu contenido y que crecerá de forma orgánica para ayudar a difundir tu mensaje con muchas más personas.

Sebastian Torres