Teresa Salazar García-Rosales en IT - Information Technology, Technology, Recursos Humanos Talent Acquisition Expert / Selección IT / Recruiter - Big Data, Data Science, Open Source • OpenSistemas 22/2/2019 · 3 min de lectura · 8,0K

7 seres de ultratumba que encontrarás en todo proyecto IT

Hay oficinas que parecen una casa del terror. Y es que en una oficina puedes encontrarte a personas que parecen salidas de una peli de miedo. Personas como...

1. La Bruja

La bruja es ese representante del cliente o Product Owner que está decidida a sumir tu vida en las tinieblas. Para ello, hará uso de todas sus malas artes. Es esa persona que os maldice a todos con echar horas extra exigiendo cambios de último hora, o esa que retrasa una decisión importante exigiendo que la apruebe todo su aquelarre.

7 seres de ultratumba que encontrarás en todo proyecto IT

Ya sólo con eso te dan ganas de montar una caza de brujas que ríete tú de la de Salem. Pero esta pérfida arpía tiene un hechizo más en su caldero: el de la invocación. Con sólo poner en copia en un e-mail, a tu jefe puede hacerle aparecer. Peor que un mal de ojo.

2. El Hombre Lobo

La mayoría del tiempo, el hombre lobo parece una persona normal. Llega por las mañanas, se sienta en su sitio, y hace su parte del trabajo. Cuando todo va bien es un tipo de lo más majo. Pero cuando las cosas van mal... saca su bestia interna


No hace falta que sea luna llena. Para que la transformación se produzca, basta que haya un pico de trabajo o un 'marrón'. Entonces es cuando el licántropo se rasga las vestiduras, empieza a soltar espumarajos por la boca y lanza su temible aullido:

"¡Esto que lo resuelva su tía!"

Ten cuidado, porque el hombre lobo es contagioso. Si te hinca el diente, tú también pegarás alaridos de furia.

3. La Momia

La momia es un antiguo directivo de la empresa. Es más viejo que Tutankamón... y más rico que un faraón. Hace tiempo que se retiró a su pirámide en las afueras de la ciudad, pero a veces viene de visita "por los viejos tiempos". Cuando lo hace, todos los Igor de la oficina corren a hacerle la pelota. Es fácil oírlos llegar por los pasillos mientras la momia cuenta historias de la época del antiguo Egipto.


"En mis tiempos," dirá la momia, "los jeroglíficos los hacíamos con COBOL."

Afortunadamente, no lo verás mucho en el día a día, pero si hace acto de presencia desearás que se vuelva de una vez a su sarcófago.

4. La Araña

Es viernes por la mañana. Tienes muchísimo trabajo que hacer. El proyecto está en su sprint final, y es de vital importancia que el día te cunda. Pero primero, un café. Coges tu taza, vas a la cocina de la oficina... Y entonces te encuentras a uno de tus compañeros.

"¿Has oído lo del nuevo ?¡No veas la que ha liado!"


Intentas zafarte de la conversación. Estás muy ocupado para perder la mañana cotilleando. Pero cuanto más luchas por escapar, más atrapado te sientes. Y entonces te das cuenta.

No hay nada que hacer: has caído en las redes de la araña.

5. El Vampiro

Sabes exactamente a quién me refiero. El vampiro es ese jefe que, desgraciadamente, todavía existe en muchas empresas. Da igual qué edad tenga, él sigue anclado en la época de Nosferatu


¿Salario emocional? ¿Conciliación familiar? ¿Horario flexible? ¿Eso qué es? Él lo que quiere es que pases tantas horas calentando la silla como él durmiendo en su ataúd. Su idea del trabajador perfecto es un siervo rastrero que viva sólo para obedecer.

Ten mucho cuidado con este jefe, porque es un auténtico chupasangres.

6. El Científico Loco

Es un genio. Está como una cabra. Es el científico loco.


En la oficina es ese gurú al que todos van cuando hay un problema que nadie más puede resolver. Sus soluciones son creativas, ingeniosas y un tanto... peculiares. Cuando trabaja, siempre existe el riesgo de que acabe haciendo saltar por los aires el laboratorio. O, por lo menos, el proyecto. Aún así, merece la pena escucharle. Y es que cuando sus inventos funcionan, puede dar con la fórmula secreta que estabais buscando.

Pero ten cuidado, porque cuando sus ideas fracasan... puede acabar peor que Frankenstein.

7. El Fantasma

A veces no tienes claro si el fantasma realmente trabaja allí. Rara vez está en su puesto de trabajo, y tan rápido como aparece vuelve a desaparecer. Por si fuera poco, tiene el hábito de volverse invisible justo cuando más le necesitas. Ni te molestes en enviarle un e-mail. No te contestará. Sería más fácil hacer una sesión de espiritismo.

Sólo lo verás en un momento: cuando el proyecto haya acabado y llegue el momento de hacer la retrospectiva. Entonces es cuando el fantasma se manifestará.


"¡La solución se me ocurrió a mí!¡Yo lo hice todo!"

Así que ya sabes, si tu compañero no hace nada y luego intenta llevarse todo el mérito... trabajas con un auténtico fantasma.

¿Tu empresa parece una casa del terror?

Si este artículo te ha recordado demasiado a tu oficina, es hora de cambiar. En OpenSistemas buscamos expertos en Big Data, Data Engineering, Data Science, Desarrollo Web y tecnologías Cloud. Si quieres trabajar en Madrid o Sevilla envía tu CV a talent@opensistemas.com



Me gustó mucho tu artículo, doy fe que esos seres existen :)

0

#2 Me encanta, David XD Yo he tenido algún jefe así!

0
David Navarro López 25/2/2019 · #2

Que buenisimo articulo, Teresa. Acabas de convertirme en tu seguidor incondicional.
We want more of it!
A título de broma, te falta el jefe Arapahoe. Es el que el viernes por la tarde, justo antes de terminar tu día, Arapajoé te pide un informe.

+1 +1