Silvana Volpini en Médicos y Profesiones Sanitarias, Moda y belleza, Coaching Experta en Terapia Asistida por Animales • Colegio Oficial de psicólogos de Madrid. Coordinadora del grupo de trabajo de TAA 5/7/2016 · 1 min de lectura · 1,8K

¿Cómo ayudar a alguien que se quiere suicidar? 5 pautas básicas.

¿Cómo ayudar a alguien que se quiere suicidar? 5 pautas básicas.

1. Para ayudar a alguien que se quiere suicidar, la primera y principal regla básica es tomar en serio su deseo de suicidarse. Existe un mito muy extendido que dice que el que se quiere suicidar realmente no lo dice. Esta idea está muy lejos de la realidad, ya que todo suicida había expresado su intención, antes de hacerlo, y sólo una de cada 10 amenazas de suicidio fueron sólo para llamar la atención. Si alguien manifiesta su intensión de suicidio y no le creemos, estamos dejando sola a una persona que está pidiendo nuestra ayuda. No la abandonemos.

2. Indagar sobre planes de suicidio. Muchos creen que alguien que se quiere suicidar lo hace de forma impulsiva en un momento de rabia o furia. La persona que se quiere suicidar normalmente tiene una idea acerca de cómo, dónde, cuándo, etc. realizar la acción. Sondear estos datos con interés y tranquilidad puede hacer que la persona se alivie y acceda a pedir ayuda.

3. Si sospechamos que alguien se quiere suicidar hay que preguntarle clara y directa acerca de esta posibilidad. Otro mito erróneo muy frecuente es creer que si se pregunta sobre la intensión de suicidarse, se incrementa el riesgo de que lo haga o que se puede incitar a la persona para que comience a pensar la posibilidad de matarse. Una persona que no tenga intención de matarse no se verá incitada porque nosotros se lo preguntemos, y su respuesta será un NO. Pero si la persona está pensando en el suicidio como una posibilidad real, al contrario de lo que se cree, preguntar reduce el riesgo de que la persona lo lleve a cabo. Hablar sobre ello facilita la liberación, quita peso y puede ser una posibilidad grande para la prevención.

4. Nunca se debe juzgar, moralizar o criticar a la persona que se quiere suicidar. Esto sólo hará que se cierre y deje de vernos como un agente de ayuda. Por lo tanto debemos acercarnos de forma empática, y al pregunta por esta posibilidad se hará sin predisponer; por ejemplo, “Juana, ¿has pensado alguna vez en suicidarte?”. Nunca hacerlo de forma que se entrevea prejuicio, menosprecio, temor, asombro, por ejemplo ¿No habrás pensado en suicidarte? O ¿No habrás pensado en hacer alguna tontería?