Lucía Solla Sobral en Feedback 360º, Directivos y Ejecutivos, Recursos Humanos Talent Manager • HRider 5/6/2018 · 3 min de lectura · 3,8K

10 Beneficios que puedes negociar, además de tu salario

10 Beneficios que puedes negociar, además de tu salario

Actualmente en los entornos profesionales donde se busca que las personas incrementen su productividad desde la motivación real (en lugar de pasar horas y horas en la oficina) los beneficios sociales tradicionales como el seguro médico o el plan de pensiones se están quedando anticuados y resultan poco atractivos para lograr su objetivo: que el empleado se comprometa con un proyecto laboral a largo plazo en la organización.

Si lo que mueve a una persona a elegir un proyecto frente a otro está más relacionado con encontrarle un sentido a su dedicación, tener afinidad entre los propios valores y los de la empresa, además de poder trabajar con unos jefes accesibles y con un equipo al que realmente apetezca ver cada día, deberíamos empezar a considerar que negociar un sueldo no basta.

Por supuesto, que nos paguen apropiadamente al puesto de trabajo que vamos a ocupar es fundamental, pero es solo la raíz del árbol que queremos ver crecer y desarrollarse con  fortaleza. Por lo que si queremos que un día nuestro fabuloso árbol luzca majestuoso y su sombra nos proporcione un espacio agradable bajo el que lograr serenidad y felicidad cada día, recuerda que hay muchas ramas que debemos cuidar.

En este post te animamos a ser creativo en la negociación de muchos otros aspectos que serán importantes para tu carrera profesional y tu vida en general:

  • Mentorización: lo mejor que te puede pasar en tu trabajo es contar con un referente que vele por tu aprendizaje, que sea tu guía dentro de la organización y que lleve a cabo acciones activas para que tengas oportunidades de desarrollar tu potencial. Preguntar por un programa de mentorización, además de ser inteligente, mostrará tu verdadero interés por encajar y crecer en la empresa.
     
  • Entornos diversos e igualdad de oportunidades: no solo los Millennials valoran los entornos donde poder ser ellos mismos y, por consiguiente, aportar todo aquello que les hace especiales. Cada vez más, profesionales de cualquier edad, entienden que los entornos diversos e inclusivos son garantes del desarrollo profesional, respeto al empleado y del reconocimiento al trabajo justo y transparente, sin importar edad, origen socio-cultural o cualquier otro factor.
     
  • Flexibilidad horaria: si tu manera de organizarte la jornada no está reñida con las tareas que tienes que realizar, es un gran beneficio para tu estabilidad personal y profesional a  corto, medio y largo plazo. Para aquellas personas orientadas a resultados y con un alto grado de responsabilidad sobre su trabajo, la flexibilidad horaria es casi tan valiosa como la retribución. Se trata de una de las mejores muestras de confianza recíproca y compromiso.
     
  • Flexibilidad en los lugares desde los que trabajar: el nomadismo digital es una de las nuevas realidades que acompañan al proceso de transformación tecnológica. Para muchas personas que, como en el punto anterior, se responsabilizan de sus funciones y tienen una clara orientación a trabajar por objetivos, es otra fórmula mágica de compensación. Aporta múltiples facilidades: no tener que pasar horas en el metro o haciendo largas colas en la carretera, permite mayor conciliación con la vida personal y baja los niveles de estrés. Las organizaciones que promueven, en mayor o menor nivel, el teletrabajo suelen tener estructuras jerárquicas más horizontales o en red.
     
  • Entorno participativo: una organización abierta, transparente, donde puedas aportar tu visión en confianza y donde el anonimato no sea el único medio para poder expresarte honestamente resulta más efectivo que el salario para la retención del talento. Los empleados no esperan que sus trabajos sean una pérdida de tiempo y energía sin sentido. Si hay que decidir en qué condiciones pasas tu jornada laboral, no optarás por un entorno  donde impere la cultura del miedo.
     
  • Formación & Desarrollo: busca un lugar que ofrezca formación realmente necesaria o interesante, que te permita adquirir libros especializados o certificaciones profesionales que te ayuden en tu trabajo pero que también sean de utilidad para tu currículum. Si te interesa aprender cosas nuevas, puedes solicitar entrenamiento cruzado, y participar durante unas horas en tareas de otras áreas. Ganarás experiencia y aportarás valor.
     
  • Reparto de beneficios: nada más motivador que saber que si la empresa gana, nosotros ganamos. La negociación de nuestra estructura salarial también puede ser ventajosa, no solo para los perfiles comerciales. A medida que nuestra experiencia crece, podría ser más interesante para nosotros incrementar una parte variable de nuestro salario en contraposición con la parte fija. Aunque puede ser algo más arriesgado, vale la pena si confías en que serás capaz de llevar a cabo tus tareas. Incluso aunque no tengamos retribución variable o participaciones de la empresa, muchas comparten sus éxitos con su equipo haciendo un reparto de beneficios cuando se logran los objetivos corporativos.
     
  • Vacaciones cualquier día del año: hay personas para las que poder decidir cuándo disfrutan sus vacaciones es importante. Tal vez son viajeras y deban tener en cuenta las épocas de monzones en su destino o tal vez deban poder adecuar sus días libres a los de la escuela de sus hijos. En cualquier caso, no estar obligado a disfrutar de tus vacaciones siempre en la misma época puede suponer un factor diferencial importante.
     
  • Otros: la lista de beneficios laborales que pueden ser interesantes para nosotros en cada momento de nuestra trayectoria profesional y personal pueden ser de lo más variopinto. Encontramos opciones como: programas mindfulness, asistencia sanitaria online desde tu puesto de trabajo, servicio de lavandería, gimnasio, vales de comida, ¡hasta poder llevar a tu mascota a la oficina!

Muchas de estas iniciativas orientadas a valorar la contribución de cada empleado, a ayudarle en su desarrollo profesional, a contar con líderes que sepan dar y recibir feedback y donde se apoye el entrenamiento de tus habilidades,  se articulan desde la gestión continua del desempeño. Pregunta cada cuánto tiempo se llevan a cabo las Evaluaciones del Desempeño y si realmente tienen un enfoque moderno, orientado al desarrollo & mejora constante.

¡Cuantas más políticas y acciones dirigidas a cuidar del talento lleve a cabo una organización, más garantías encontrarás de que estás en el mejor lugar posible para trabajar!



Muy interesante tu post. Por necesidad nos centramos en el dinero, pero hay aspectos tan importantes como el horario, ambiente laboral, la posibilidad de conciliar con tu vida personal u otros beneficios sociales.Echamos mucho tiempo de nuestra vida en el trabajo y con los compañeros, y es tan importante estar a gusto cada día.
Ojalá pronto haya oferta laboral suficiente para estar en posición de negociar todos estos puntos.

+2 +2