Tadeo Guzman in Challenge, Nueva Zelanda, NewZealand Gerente de Inmuebles y Servicios Generales • Banca AFIRME 6 d ago · 1 min read · ~10

Cuatro Saltos por Nueva Zelanda.

En los últimos días Nueva Zelanda ha sido noticia por un acontecimiento que no corresponde a la imagen que tiene ante el mundo uno de los países más bellos y con mejor calidad de vida para el ciudadano promedio.

Tuve la enorme fortuna de recorrer este país durante varios meses donde pasé unas vacaciones en la también conocida como capital de los deportes extremos.

Cuatro Saltos por Nueva Zelanda.

1.      Bungy desde el puente de la Bahía de Auckland.

Salto de 67 metros sobre el mar.

Realice este salto en agosto; invierno en el hemisferio Sur, hay que dejar la chamarra en la base del puente y caminar por la estructura del puente sintiendo el golpe del aire helado que viene desde el Océano Pacifico, estando a la orilla de la plataforma a punto de saltar no se siente el frió a causa de la adrenalina.

Cuatro Saltos por Nueva Zelanda.


2.      Paracaidismo sobre Lago Taupo.

Salto de 15 mil pies (4,600 metros) desde una avioneta.

1 minuto en caída libre a 200 Km/h, en total 5 minutos en el aire.

Muchos nervios antes de saltar, pero ya en el aire te invade una gran tranquilidad viendo el paisaje.

El lago esta enorme, tiene el tamaño del área metropolitana de Monterrey, al fondo una vista perfecta de las montañas nevadas que aparecen la película El Señor de los Anillos.


3.      Salto desde la SkyTower

Salto de 192 m de altura desde lo alto de la torre hasta el nivel de la calle.

Se trata de una caída controlada por un cable desde lo alto de la torre.

Caída a una velocidad de 82 Km/h, una vista panorámica de la ciudad de Auckland.

Este es el edificio más alto de NZ y símbolo de la ciudad de Auckland (la plataforma de salto equivale a un edifico de 44 niveles, esta es 12 metros más alta que la Torre de Gobierno en Monterrey, México)


4.      Bungy sobre el Rio Waikato.

Salto de 47 m sobre el río hasta tocar el agua.

No es el más alto, pero tiene una vista muy bella, saltas del borde de un acantilado hasta tocar el agua color turquesa.



Seguiremos Saltando,

Tadeo Guzmán.