Tanya Tapia Zúñiga in Fotografía social, Las Reflexiones de hacen pensar, Proyectos Realizadora, Editora e Idea creativa • NotodoFilmFestival (2018) Aug 9, 2019 · 2 min read · ~100

Proyecto Abandono


“Cuanto más brilla el mundo de las mercancías y de los valores en el mercado, menos vale y menos importa el ser humano”  Ernesto “Che” Guevara

ProyectoAbandono es una idea que surge como una reflexión de la situación actual en la que vivimos, inmersos en  una inestabilidad económica, política y social que acompaña nuestro día a día, rodeados por un mundo dominado por un capitalismo devastador y un consumismo desenfrenado, que se ha incorporado en nuestros hábitos, costumbres, y ha pasado a formar parte de lo que hacemos, de lo que pensamos y de lo que somos;

¿Pero de qué manera? ¿Y hasta qué punto?

Proyecto Abandono

En la obra maestra de David Fincher de 1999, El club de la lucha (Fight Club), Tyler Durden (Brad Pitt) sentenciaba que “tenemos empleos que odiamos para comprar mierda que no necesitamos”, “los hijos malditos de la historia” nos llamaba, unos hijos desarraigados y sin objetivos que se han hecho mayores y siguen comprando “mierda” que no necesitan o también llamados bienes y servicios, y siguen intentando sobrevivir en la guerra individual y egoísta en la que se ha convertido cada una de nuestras vidas.


Uno de los factores que nos convierte en adultos o “personas de provecho”, aceptadas por la sociedad, es trabajar. Aprendemos, nos preparamos y pagamos para obtener aptitudes, conocimientos y habilidades, necesarias para poder intercambiar nuestro tiempo, nuestro esfuerzo y nuestro potencial (elementos efímeros, únicos y limitados), por dinero. Algo que en realidad no vale nada.


Un trozo de papel o papel moneda, que según Wikipedia es un trozo de papel impreso que representa un valor  fudiciario, dinero que se basa en la fe o confianza de la comunidad, es decir, que tiene el valor subjetivo que nosotros (el ser humano) le ha otorgado. Ese trozo de papel es también el “medio de cambio de curso legal”(RAE) actual, según el cual, solo algunos afortunados, obtenemos, cosas, objetos, aparatos, indumentaria, alimentos…;


Nuestras vidas se han convertido en una constante carrera por demostrar nuestro valor,  en función de las riquezas que poseemos, de lo que llevamos puesto, de nuestro aspecto físico, de nuestros conocimientos, de nuestra habilidad por estar a la moda o a las últimas tendencias o  por nuestro poder (casi siempre vinculado al dinero). Una serie de elecciones o caminos, todos ellos en función a nuestro valor económico en la sociedad, en el mundo, en la vida, en el sistema.


Oscar Wilde dijo “Hoy en día el hombre conoce el precio de todo y el valor de nada”, refiriéndose al hombre cínico, pero podía ser la descripción de cualquier persona del siglo XXI. Conocemos perfectamente el valor de cada cosa, de cada objeto, de cada alimento…; y en esta manía hemos acabado asociando el dinero al valor.


“Sin dinero no vales nada” afirmaba un entrañable extraterrestre en la comedia fantástica de 1996, El planeta libre (la belle verte) de Coline Serreau, en el que nadie quería viajar a la tierra debido a nuestro subdesarrollo planetario,

¿Es ficción?.


Este intercambio de tiempo, esfuerzo y potencial por dinero a menudo lo justificamos como necesario, imprescindible o como un aspecto de la vida, pero la verdad es que se ha convertido en un handicap social que nos impide centrarnos en nuestra evolución como seres humanos, como personas sociales e incluso nos impide comprender el verdadero mundo en el que vivimos realmente.



¿Quieres leer más? Visita mi blog http://proyectoabandono.com