Nuevas formas de movilidad sostenible

Una de las imágenes más repetidas ultimamente en nuestras ciudades es la de personas, muchas veces con traje y corbata, o con ropa del trabajo, desplazándose en patinete o en bicicleta eléctrica. Son sólo dos de las nuevas formas de movilidad sostenible que, cada vez, se van generalizando más.

Sin duda, ambas tienen muchas ventajas. La primera y fundamental es que con esos vehículos no contaminamos. Al menos no con la emisión de gases. 

Además, nos permiten movernos por las grandes ciudades de forma "rápida" y cómoda. No tenemos que hacer ningún esfuerzo. En el caso de las bicicletas eléctricas que tienen asistencia al pedaleo, podemos recorrer distancias relativamente largas, sin llegar agotados ni sudados a nuestro puesto de trabajo o a nuestro destino.

Por si fuera poco, si disponemos de un patinete eléctrico plegable, sólo tenemos que plegarlo y podremos guardarlo facilmente en la oficina mientras dure nuestra jornada laboral.

El problema principal que existe respecto a los patinetes eléctricos es la falta de una regulación a nivel estatal, dependiendo su regulación hasta el momento de cada municipio. Aunque la Dirección General de Tráfico ya prepara dicha normativa. Así que nos encontramos con que en algunas ciudades, como Alicante por ejemplo, se requiere casco y seguro obligatorio para circular con esto vehículos de movilidad personal, y en otros en cambio no.

En cuanto a las bicicletas eléctricas, aún falta mucho por hacer para que sea más seguro desplazarse con este medio por nuestras ciudades. Algunas de nuestras principales urbes, como Madrid o Barcelona, disponen de servicios municipales de alquiler de bicis eléctricas, incluso con rutas guiadas para visitar la ciudad (es el caso de Barcelona). Otras, como Bilbao, van incorporándose paulatinamente a esta tendencia. Mención aparte merece Sevilla. En nuestra opinión, la más preparada (con casi 180 km de carriles bici) para ir a todos lados con nuestra bicicleta. 

En cualquier caso, tanto patinetes eléctricos como bicicletas, son una forma de moverse por ciudad muy cómoda, práctica y además sostenible.

Nuevas formas de movilidad sostenible