Tom Jenkins en Engineers and Technicians, Ingeniería e Industria, Informática y Tecnología Profesor de inglés • Escuela Privada de Inglés 11/12/2017 · 1 min de lectura · 2,6K

¿Podría ser el 2017 el comienzo de otra carrera espacial?

Puede que cueste de creer, pero podríamos estar ante una nueva carrera espacial como no se había visto desde la lucha para llegar a la luna entre Estados Unidos y la Unión Soviética hace más de 40 años. Esta vez, sin embargo, los competidores no son naciones sino dos empresas colosales del sector aeronáutico: SpaceX y Boeing.


Hace cosa de un año, Dennis Muilenburg dijo lo siguiente: "I'm convinced that the first person to step foot on Mars will arrive there riding on a Boeing rocket."  Es decir, cuando el hombre llegue a Marte, llegará gracias a la inversión e inovación de Boeing. Esto lo reconfirmó tras hablar con CNBC, añadiendo que, además, los lanzamientos de prueba hasta la luna se realizarían en el año 2019.


Aunque hace un año la empresa competidora no tuvo nada que decir, esta vez Elon Musk respondió con un simple tweet: "Do it." Hazlo. Puede sonar a poco, sin embargo, el fundador de SpaceX y dicha empresa ha estado en la punta de la lanza si hablamos de la exploración espacial, siendo la empresa dominante en el mercado desde que sustituyeron a Arianespace e International Launch Services debido a sus costes reducidos para acceder al espacio. Estos factores han contribuido a la desaparición a esa necesidad de alcanzar el más allá que estaba tan presente hace apenas unas décadas.


Pero, ahora con la aparición de otro competidor, podría ser el comienzo de otra era de exploración.


¿Podría ser el 2017 el comienzo de otra carrera espacial?


Todo esto puede sonar muy bonito, sin embargo, las limitaciones económicas son un obstáculo real para ambas empresas. Ambas, para una misión de tal escala como la de alcanzar Marte con una capsula pilotada por el hombre, requerirán financiamiento de NASA, una agencia que con el paso de los años cada vez recibe una parte menor del presupuesto federal estadounidense y que recientemente ha tenido que depender de Rusia para enviar sus astronautas hasta la Estación Espacial Internacional.


A pesar de que estas dos empresas, las cuales compiten por los contratos de NASA más otros gubermentales, aún les queda un largo camino, SpaceX ya ha elaborado planes para la aplicación comercial posterior de un proyecto de esta magnitud, lo cual podría compensar en parte los costes elevadísimos.


Realmente, es imposible predecir el resultado de esta competición. Las fechas para el comienzo de las pruebas iniciales rondan el 2019 y, si la primera carrera espacial nos sirve de ejemplo, esto podría ir para largo. Como espectadores ansiosos, lo único que podemos hacer es esperar que esto sea el principio de otra etapa de una parte casi olvidada pero infinitamente significativa del progreso humano.


Aitor Vacas Carrillo 12/12/2017 · #1

La carrera espacial ya no es una lucha de poder, (creo) es una necesidad. No podemos viajar a gran velocidad, los exoplanetas habitables están a millones de años luz, la única solución sería ir dando "saltos de rana", una expresión que también se usa en Prehistoria para dar solución al avance del homínido de África hacia Europa (no siendo lineal ese avance), avance de "planeta en planeta", es más; no es tan descabellado: No tenemos medios o nos los conocemos para avanzar tan rápido...

0