Angel Ureña Martin en Derecho Procesal España, Derecho General, Derecho Letrado • Avantis legal 31/7/2018 · 1 min de lectura · +100

La forma de alegar los hechos en la demanda laboral. Os damos algunos consejos clave.

La forma de alegar los hechos en la demanda laboral. Os damos algunos consejos clave.En relación a la forma que ha de tener una demanda laboral, la Ley Reguladora de la Jurisdicción laboral atribuye al demandante la máxima libertad de actuación, lo que es lógico si tenemos en cuenta que las normas procesales determinan qué información debe tener el escrito de demanda, pero no como ha de materializase aquélla, pues el arte de saber escribir (independientemente de que no sea una tarea fácil) es una disciplina extrajurídica. Por lo tanto, la ley se limita a exigir una narración clara, precisa y ordenada de los antecedentes fácticos que fundamentan la petición del actor.

Pues bien, la demanda es un escrito extenso que requiere cierta complitud para reflejar lo que queremos trasladar al órgano judicial, siendo totalmente natural que se exija un mínimo orden y claridad en la información. Tenemos que dejar muy claro que si el demandante no consigue exteriorizar los hechos de forma clara, precisa y ordenada, va a perder buena parte de sus oportunidades en el pleito.

Por esta razón, vamos a exponer algunas pautas o consejos que puedan ayudar a conseguir este cometido. 

Es conveniente comenzar indicando que el artículo 80.1.c LRJS preceptúa, entre los requisitos generales de la demanda, el de la enumeración clara y concreta de los hechos que fundamentan la pretensión del actor

Respecto a esta exposición “clara y concreta” del relato, en un principio debería ser suficiente remitirnos a las reglas comunes de la gramática y a la mayor o menor habilidad en el uso del lenguaje para plasmar por escrito la historia del caso. No obstante, la doctrina nos ofrece unos consejos prácticos para ayudarnos a conseguir dicho objetivo; consejos que se suelen dividir en dos grupos, el de consejos meramente gramaticales y consejos en relación a la exposición de los hechos

- En cuanto al primer grupo, claridad y concreción significan que se incluyan todos los datos necesarios de la pretensión de una forma comprensible y lógica. Para ello, se recomienda, por lo general, una expresión ajustada y esencial que intente emplear, en cada caso, la palabra exacta y adecuada, pues la precisión es absolutamente necesaria para lograr el fin pretendido. Por lo tanto, se aconseja que la redacción contenga un estilo natural y sencillo

- Dicho lo anterior, no se impide en absoluto que se utilicen determinadas expresiones del lenguaje forense, consolidados por siglos de aplicación del Derecho, por constituir fórmulas de enorme eficacia expresiva. 

Esta claridad de la que estamos hablando aconseja y mucho distribuir los hechos en párrafos de equivalente extensión, según ideas o contenidos. Cada hecho debe ser separado y, en la medida de lo posible, aislado de los restantes, sean éstos antecedentes, concomitantes o subsiguientes

En relación a la narración de los hechos, se aconseja utilizar frases cortas, simples y directas, con las que resulta mucho más sencillo agregar información. El uso de párrafos largos, plagados de oraciones coordinadas y subordinadas (y de gerundios) exige una técnica muy depurada y puede restar precisión a la exposición de los hechos.

Para leer el resto del artículo pinche en el siguiente ENLACE.