MASTERMIND EPISODIO IV: El ser humano es extraordinario

MASTERMIND EPISODIO IV: El ser humano es extraordinario

Vega.- Así decía el anuncio de Acuarius, que ya lo mencionó Marta en el Episodio I. Es totalmente cierto, la verdad. Y hoy queremos hablar de seres humanos, esos que comparten aula con nosotras en la formación, a quienes vemos cada día mientras dura el curso y a quienes aprendemos a querer, o no, según va pasando el tiempo.

Cada vez que empiezo un curso, la noche anterior me pregunto qué clase de personas me encontraré al día siguiente, si congeniarán bien entre sí, si conseguiré llegarles, si me gustarán, si el tiempo se pasará volando o iré a clase como si fuera a trabajar en vez de ir a disfrutar, que es lo que suelo hacer.

Yo soy una y ellos suelen ser quince, en mis grupos, y cuando las cosas no funcionan bien me siento como el sheriff en la calle desierta de un pueblo del Oeste frente a una banda de forajidos. Si todo funciona, entre esas personas y yo se crea un vínculo para siempre porque mis cursos son largos y durante un par de meses o más paso con ellos la mayor parte del día.

Cuenta, Marta, ¿cómo los ves tú?

MARTA: “Siempre hay unos cuantos roles que se repiten en los cursos: el hablador o habladores que llevan el peso del curso y de los que puedes tirar para generar debate, animar al resto a participar rompiendo el hielo. Si no son excesivamente acaparadores, es una gozada tener gente de este tipo en un curso porque te arreglan el día.

Después están los/las callados/as, que no participan, miran el móvil, y no sabes si les interesa, si pasan, si es timidez...hay que dar con algo que les motive o les interese de verdad para hacerlos participar.

El/la escéptico/a, que cuestiona todo lo que dices, lleva la contraria al resto, y sabe más que nadie. Aunque inicialmente puede ser un incordio para el grupo, o se adapta o acaba diluyéndose porque el resto del grupo se cansa también de esa actitud de rechazo hacia todo.

El/la gracioso/a que siempre intenta colar bromas en todas las materias, no se si porque se aburre, para camuflar que es el que menos sabe o se entera, no se...tengo mis dudas con este tipo, y creo que esconde algo más ante esa actitud aparentemente frívola

El/la cursillista, aquella persona que se dedica a hacer curso tras curso, sin acabar de decidirse a dar el paso al mundo laboral. Es curioso este fenómeno, es como si se sintiesen protegidas en el grupo, no sé la verdad a qué se debe, pero es bastante común encontrar gente con esta disposición

No se si tu te encontraste estas figuras o alguna diferente...”

Vega.- Sí, completamente de acuerdo con todos los tipos que mencionas. Se me ocurre alguno más, como el/la impaciente, que hace el curso por un motivo concreto y el resto no le interesa. Continuamente quiere arrimar el ascua a su sardina, si quería aprender Excel da igual que estemos con Internet, y si le interesan las redes sociales no le cuentes cómo hacer un curriculum. El resto de las cosas serán un sacrificio y te lo hará saber sin duda alguna. Si consigues que encuentre un aliciente en aquello que creía que no le interesaba y luego resulta que no está tan mal, estás salvada.

También podríamos mencionar otro tipo especialmente antipático, aquella persona condescendiente con los demás. Puede ser porque haya trabajado en la profesión durante muchos años (aunque necesite reciclarse), porque sea mayor en edad que la media del grupo o por alguna otra razón. A mí me han llegado a ofrecer “darme la clase” para que descanse o cosa similar. Yo suelo apoyarme un poco en este tipo de personas, les incluyo en la conversación cuando hablo y les escucho con respeto pero jamás consiento que se comporten como si fueran superiores a los demás.

MARTA: ¿Cómo podemos hacer para tener enganchados a una tipología tan variada de personas? ¿A ti qué te funciona, Vega? 

Vega.- Lo más importante, que a veces viene dado y a veces te cuesta dios y ayuda, es que el alumnado esté implicado en lo que estamos haciendo. O motivado, vaya. En los comentarios al Episodio II salió el asunto de la motivación, ¿recuerdas que lo estuvimos comentando con Abel Sierra? Él habló mucho de valores, también.

MARTA: Sí, lo recuerdo perfectamente.

Vega.- Tú también mencionaste nuestra época de estudiantes, cuando las y los profes que nos caían bien conseguían que fuéramos a clase con gusto. Cuando comenzamos el certificado de profesionalidad de Docencia con Carmen ella nos propuso el primer día que recordásemos al docente que más nos hubiera marcado en nuestra vida. Fue un bonito homenaje.

Cuando das con el modo de motivar al alumnado tienes más de medio camino hecho, y eso también se consigue automotivándonos los docentes, buscando la manera de sorprendernos a nosotros mismos, utilizando recursos y actividades que nos gusten, transmitiendo amor por la profesión, responsabilidad y ganas de hacerlo bien.

Y las y los alumnos nos lo devuelven centuplicado. Yo guardo en la memoria momentos muy emocionantes para cuando necesito ponerme las pilas.

Las personas con necesidades especiales por enfermedad, discapacidad, causas de exclusión u otras circunstancias son, en general, especialmente generosas a la hora de darnos su feedback, tema que también salió en los comentarios del Episodio III.

MARTA: “Y sobre lo que nos devuelven ellos, el hecho de influir aunque sea un poquito en la vida de alguien y que haga que cambie su rutina o su futuro es un subidón. Cuando te encuentras a ex alumnos, o al acabar un curso, cuando vienen y te dan las gracias y te dicen que les has ayudado mucho no tiene precio. Hace que merezca la pena preparar un curso o pasar apuros si el grupo es complicado o viene con baja motivación debido a sus circunstancias personales y profesionales. Influir de esta manera en las personas es bestial

Para mi la formación es enseñar y aprender. Vas con la idea de que eres tu la que enseña al grupo, pero acabas aprendiendo muchísimo de ellos, y cada grupo, cada clase es diferente , aunque la materia sea la misma. Cada uno lo interpreta a su manera, o se fija en aspectos diferentes, algunos incluso en los que una misma no había reparado, ¿no crees?”

Vega.- Mira Marta, he encontrado una cita del maestro Yoda que encaja especialmente bien con lo que estamos comentando ahora:

"Mucho con mis maestros aprendido he, mis colegas enseñado me han, pero aún más mis alumnos fuente de sabiduría fueron."
Maestro Yoda
Y otra cosa que me gustaría resaltar es que compartir experiencias con colegas es para mí una importante fuente de motivación. Los episodios de las Masterminds que compartimos, la interacción que se genera en los comentarios, el curso de Docencia, las "tertulias docentes" en Shogun Salamanca... me inspiran, y mucho.

MARTA: “Creo que cuando haces algo convencida y disfrutándolo se transmite y llega de verdad, y la gente lo recuerda con más ganas. Como el storytelling que utilizamos en ventas o en recursos humanos para las entrevistas.Si cuentas una historia con detalles amenos y entretenidos, se recordará mejor que si te limitas a escupir datos como la Wikipedia, ¿no crees?” 

Vega.- Utilizo muchísimo el storytelling pero antes no le ponía nombre. Lo hago cuando cuento "batallitas" mías o de mis clientes para reforzar un contenido, o planteo casos prácticos reales gracias a esas experiencias que he vivido. Luego les tengo locos intentando reconocer a las empresas reales que hay detrás del cuento.

Mira, removiendo miel, hay un producer de Jorge 🐝 Carballo Pérez que muestra lo importante que es este recurso y, con su permiso, lo enlazo: 

STORYTELLING – CUÉNTAME UNA HISTORIA – ASÍ DIFERENCIARÁS TU MARCA

Él también resalta una cita de Maya Angelou que resume todo esto de una forma bárbara.

“La gente olvidará lo que dijiste, la gente olvidará lo que hiciste, pero la gente nunca olvidará cómo la hiciste sentir.”
Maya Angelou

______________________________________________________________________________________________

Nos hacéis felices leyéndonos y comentándonos, nos motiva y vuestras aportaciones nos hacen crecer personal y profesionalmente. Mil gracias a todas y a todos.

Si queréis leer más de Marta:

En beBee

Blog: A cabeza non para

Twitter: @marta_g_q

Si queréis leer más de Vega:

En beBee

Twitter: @vegagomher









#68 En breve haremos antología ;-)

+1 +1

#66 La verdad es que sí @Yolanda Ávila Márquez, como decía @María Eugenia de la Cruz Palacios. Nube Didáctica en algún comentario, en formación es obligado disfrutar. Gracias por pasarte por aquí :D

+2 +2
Yolanda AM 7/11/2017 · #66

@Vega 🐝 Gómez Hernández Otra cosa no sé, pero se nota que os lo pasáis chupi enseñando..... ¡Eso es lo más importante! Eso se transmite....

+1 +1

Y, en breve, el Episodio V, ¡con sorpresa! :D

+1 +1

#62 @María Eugenia de la Cruz Palacios (@NubeDidactica), un gran placer que te pases por aquí y compartas tus ideas y experiencias.
Es una táctica digna del maestro Yoda, y me parece como a ti arriesgada pero... a lo mejor probó y la primera vez funcionó y la fue perfeccionando 😊
Mil, mil gracias, algún día probamos.

+3 +3

#62 que buena táctica @María Eugenia de la Cruz Palacios (@NubeDidactica)... Pero como dices hay que sabes aplicarla y con quién... Pero me parece muy buena idea. Gracias por aportar tus experiencias! 😄

+3 +3

También me he encontrado con todos esos tipos de alumnos. Una vez, un profesor me contó que él negociaba con aquellos alumnos apáticos. Les proponía que durante los diez primeros minutos de clase, debían estar atentos. Luego podían desconectar siempre que no molestansen al resto de alumnos ni interrumpieran el ritmo de la clase. Cada día iba aumentando el tiempo, a la vez que el alumno, al sentirse aislado por no "incordiar", terminaba participando. Pero ojo, le salía bien porque era una persona con unas cualidades personales muy especiales. De momento, no me he atrevido a ponerlo en práctica porque es una navaja de doble filo. El control de la negociación siempre tiene que estar en manos del docente. La línea es muy fina y se te pasas o no llegas, se te puede volver en contra. Gracias @Vega 🐝 Gómez Hernández y @Marta 🐝 García Quijada por otro post tan ameno e interesante. ;-)

+3 +3

#59 Así me gusta, tú a nuestro ladito, Adela :D

+3 +3