Mastermind Episodio VII: La capacidad de hablar, inteligente no te hace.

Mastermind Episodio VII: La capacidad de hablar, inteligente no te hace.

Vega.- La idea de esta Mastermind es hablar sobre cómo nos comunicamos con los participantes en los cursos, cómo nos sentimos comunicando, cómo hacer contenidos amenos, jugando con el tono, gestos, etc… Estamos agradecidas y emocionadas, sobre todo yo, que cuento hoy con mis dos “beBee madrinas”, una de ellas Marta, por supuesto, indispensable compañera de Masterminds y la otra como mentora por un día en un asunto de capital importancia para docentes y formadores como es la comunicación: Mamen Delgado, experta en comunicación

No queremos abrumarla con preguntas, así que Marta, siempre práctica, ha priorizado los puntos que más nos preocupan así a bote pronto.

Mamen.-  ¡Muy buenas Marta y Vega, y un abrazo muy fuerte a todos los beBee adictos! Muchísimas gracias por este espacio tan instructivo y nutritivo que habéis creado, desde que conocí el concepto “mastermind” me quedé prendada de él. Me parece vital para seguir creciendo tanto a nivel profesional como personal.

Me encanta lo que comentáis de jugar con el tono, los gestos y la comunicación no verbal.

Uno de los puntos que más trabajo con mis clientes particulares es precisamente el tema de la versatilidad. Ayer en concreto estuve preparando por Skype con un cliente una conferencia muy importante que tiene que impartir esta semana, y los puntos que más trabajamos fueron la utilización de las pausas, la belleza del silencio (aunque pueda sonar extraño a la hora de preparar una ponencia), jugar con el volumen y con el ritmo, y sobre todo incidir en el apoyo de la palabra clave dentro de cada frase.

Cuando se consigue conjugar todas estas claves de manera natural, el discurso gana un 300% con respecto al inicio. Tened en cuenta que nos comunicamos de mente a mente, y uno de nuestros objetivos como ponentes o formadores es atrapar continuamente la atención de nuestro oyente.

Marta.- Yo al principio apuraba mucho a hablar porque me daba “miedo” que nos quedáramos en silencio, ahora los uso más para crear expectación, cuando explico algo, y me interesa que se queden atentos, hago una pausa, miro para ellos, a la espera de que alguien diga algo….eso se coge con el tiempo y la experiencia. Los silencios imponen más que las palabras y hay que aprender a dominarlos.

Generalmente suelo hablar rápido (mi cerebro va más rápido que mi lengua jaja), y estoy trabajando el tema de ralentizarlo y vocalizar más para que me entiendan mejor. También procuro hacer preguntas o meter alguna coña para suavizar contenidos intensos. Suelen decirme a menudo que tengo facilidad para “hacer fácil lo difícil”, traducir conceptos complicados a todo tipo de público para hacerlos entendibles, y es una fortaleza mía que trato de aprovechar siempre que puedo.

Mamen.- ¡Haces muy bien en aprovechar tus fortalezas Marta! Cada uno tenemos las nuestras y es muy interesante hacer un análisis DAFO (Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades) con respecto a nuestra manera de comunicarnos. En las sesiones que imparto me suelo centrar mucho en las fortalezas y debilidades para que la persona sea consciente de aquello que le favorece, y no tema a sus debilidades. Simplemente las incorpore a su comunicación.

Vega.- Comparto esa idea de los comienzos de que el silencio me daba cosica y me queda mucho por trabajar para dominarlo pero actualmente casi lo utilizo más para dejar un momento de reflexión después de exponer algo importante o cuando lanzo alguna pregunta al grupo y les invito a participar. No lo siento como un silencio tenso, no me agobia. Y procuro sonreír para que nadie lo perciba de manera hostil.

En cuanto a la velocidad al hablarsiempre creí que hablaba rápido porque en una ocasión un alumno me dijo que mis clases son como la Fórmula 1 y que si parpadeas te lo pierdes, por lo que hago un esfuerzo consciente por no correr. Creo que esa parte la he mejorado porque una compañera del curso de docencia me felicitó precisamente por mantener un ritmo pausado en la exposición que hice delante de ellos.

Siempre procuro transmitir serenidad y no apremio, y cuando veo que hay dificultades con algún contenido intento buscar otra manera de que se entienda y voy aún más despacio. ¿Qué opinas de esto Mamen?

Mamen.- Es muy interesante lo que comentas Vega, porque una de las premisas de la comunicación es confirmar que nuestra audiencia ha comprendido lo que queremos decir. Y pocas veces realizamos esa confirmación. Recibir un feedback como el que tuviste por parte de tu compañera es auténtico oro y te da una información muy valiosa sobre el camino que debes recorrer.

A mí en concreto me apasiona toda la parte de comunicación no verbal, de hecho estudio muchas conferencias sin sonido para ver qué transmite esa persona. Os recomiendo si tenéis grabaciones vuestras dando formación que las veáis sin audio para apreciar mejor lo que cuenta vuestro cuerpo, vuestros movimientos, vuestras manos. Es un ejercicio muy interesante.

Marta.- A mi por ejemplo me gusta mucho pasear mientras explico algo, no me gusta estar parada o detrás de la mesa. Me relaja y me ayuda a concentrarme en lo que digo, y de paso me acerco a los participantes y se sienten más implicados en lo que digo. Y los que no atienden o hablan también están más alerta y se callan. Eso sí, acabo cansadilla, jeje.

También uso mucho las manos para explicarme, y acentuar con gestos lo que digo. Soy bastante expresiva y cuando digo algo de lo que no estoy muy convencida, mi cuerpo muchas veces me delata.

También cojo algo en la mano, generalmente un rotulador de pizarra, y lo toco mientras hablo, es mi objeto de seguridad. Y me gusta escribir de vez en cuando palabras en la pizarra, me ayuda a ganar tiempo mientras pienso lo siguiente que voy a decir, y animo a los demás a participar, mediante lluvia de ideas... ¿tu cómo lo planteas Vega?

Vega.- Yo tampoco estoy nunca quieta y desde luego no me gusta meterme detrás de la mesa como en una trinchera. Me acerco a la pizarra y pinto, o señalo la pantalla, o me apoyo en una mesa. Me muevo más que los precios, intento que la exposición sea dinámica, y a veces prefiero incluso que tengan que girarse para seguirme con la vista por el aula.

Siempre me acerco a quien me pregunta algo, para que sienta que tiene toda mi atención, y normalmente después miro a todo el mundo y digo algo así como lo que plantea Pepa/Pepe es muy interesante porque…”

Lo que llevo en las manos (rotuladores de pizarra, mi control remoto de las presentaciones, bolígrafo, lápiz, etcétera) me lo voy dejando por las mesas del alumnado y luego tengo que preguntar dónde lo he perdido. Creo que acabo provocando cierta ternura a cuenta de la cabeza hueca de su profe. Eso sí, a costa de perder el glamour, jeje.

Mamen.- Jajajaja… Sí, yo también acabo agotada en alguna de mis formaciones Marta. Y con respecto al glamour Vega, que siempre sea en beneficio de la naturalidad como es tu caso. La empatía establece unos lazos comunicativos impresionantes.

Vega.- Normalmente me dicen que aparento estar muy tranquila y segura de mí misma y poca gente me cree cuando explico que en ocasiones hasta me tiemblan las manos y se me pone el corazón a mil. No es lo habitual, desde luego, con el tiempo ocurre cada vez menos. En general no me impresiona hablar en público pero le doy su importancia y procuro prepararme, hacer un guión aunque sea mental.

Y adoptar la mejor actitud de la que soy capaz. Hace poco leía un artículo de Juan Daniel Sobrado en el que decía que si quieres enamorar a tu audiencia debes actuar como si estuviera repleta de personas atractivas. Y me di cuenta de lo acertado del consejo. Pretendo grabármelo a fuego para que no se me olvide.

Mamen.- Curioso que menciones a Juanda, nos conocimos este verano pasado y hemos trabajado mucho juntos. Su blog Learning Legendario está repleto de muy buenos consejos para realizar unas formaciones diferentes, que impacten en tu público y te recuerden. Es un grandísimo profesional y mejor persona.

En cuanto a la tranquilidad y lo que transmitimos, por mi experiencia he notado que muchas veces yo tengo una sensación sobre mí misma muy diferente a la que los demás aprecian. En mi caso la red de seguridad es saberme la lección, quiero decir, hablar de un tema que controlo de sobra, haberme preparado el guión y la presentación, haberla ensayado varias veces, tener información de margen para no quedarme en blanco. Y quizá la clave sea preparar muy bien los cinco primeros minutos, que son los minutos más estresantes hasta que coges confianza y te sientes seguro. Marta, ¿tú cómo llevas el tema nervios?

Marta.- Teniendo en cuenta que me daba pánico hablar en público (y aún me pongo muy nerviosa en determinados contextos), creo que he mejorado bastante y empiezo a disfrutarlo, incluso, según en qué auditorios.

Muchos participantes han salido con el mismo entusiasmo del curso con el que yo lo he contado y transmitido, y eso es que la comunicación ha fluido bien.

Aunque reconozco que todavía hay mucho que mejorar y pulir. Incluso he ido a cursos de oratoria, para hablar en público, ...como cuando te caes del caballo y hay que montarse de nuevo para no tener miedo. Las debilidades hay que tratar de atajarlas y mejorarlas.Y yo me lo tomé en serio. He de decir que el curso que más me ayudó y me aportó fue uno que hice de exposición de proyectos con dos actores profesionales. Me enseñaron mucho más que cualquier gurú de la comunicación, con ejercicios y actividades de lo más curiosos. Al final, el movimiento se demuestra andando.

Mamen.- Es cuestión de entrenar, entrenar y volver a entrenar. No se concibe que Rafa Nadal salte a la cancha de tenis sin haber entrenado. Ni que un equipo de fútbol lo haga sin entrenar. Esto es lo mismo, cuantas más horas de vuelo hayas realizado, mejor volarás. Cuanto más practiques tus formaciones o ponencias, mejor te saldrán. Y si es una práctica focalizada y guiada por un profesional, los avances serán más rápidos y efectivos.

Nuestro santo patrón, el maestro Yoda, en su infinita sabiduría, nos ha dejado esta frase para la reflexión final y para recordarnos lo necesaria que es la humildad y la perseverancia para continuar este camino.

¿Quieres saber la diferencia entre un maestro y un aprendiz? El maestro ha fallado más veces de las que el principiante lo ha intentado.
Maestro Yoda

Mil gracias a todas y a todos por vuestro tiempo y en especial a Mamen por su generosidad al compartir sus valiosos consejos. Esperamos vuestras aportaciones que son nuestro feedback más valioso y contribuirán sin duda a ampliar horizontes.

Para aprender más de Mamen:

En su página web.

En beBee

Twitter: @Mamen_locutora

Si queréis leer más de Marta:

En beBee

Blog: A cabeza non para

Twitter: @marta_g_q

Si queréis leer más de Vega:

En beBee

Twitter: @vegagomher



#66 olee 👏👏👏 tu te lo mereces, compañera! 😘😘

+4 +4

#64 A ti, que estás siempre pendiente. Felices Fiestas :D

+2 +2

#63 Hecho! Gracias

+3 +3
Aleman Aleman 20/12/2017 · #62

Reciba un cordial saludo de nuestro equipo de trabajo de selección y gestión humana Nos complace informarle que aun tiene la oportunidad de trabajar con noso tros .en actividades básicas Principales, complementarias y auxiliares de oficina . trabajo medio tiempo con o sin experiencia en el área de marketing y publicidad, correspondencia Recepción de llamadas , Controles y registro interesado enviar hoja de vida al correo: Sr.aleman.seleccion@gmail.com: Sr.aleman.seleccion@gmail.com

-1 -1
Aleman Aleman 20/12/2017 · #61

Reciba un cordial saludo de nuestro equipo de trabajo de selección y gestión humana Nos complace informarle que aun tiene la oportunidad de trabajar con notros .en actividades básicas Principales, complementarias y auxiliares de oficina . trabajo medio tiempo con o sin experiencia en el área de marketing y publicidad, correspondencia Recepción de llamadas , Controles y registro interesado enviar hoja de vida al correo: Sr.aleman.seleccion@gmail.com: Sr.aleman.seleccion@gmail.com

-1 -1

#59 Me gustaría haberte visto 😉

+2 +2

#58 pues si..yo hasta desfile de collares jaja

+2 +2