Vega 🐝 Gómez Hernández en Escritores Docente - formadora • Varias 19/7/2017 · 2 min de lectura · +600

Por qué soy más de piano que de violín

Dedicado a @Julio Angel 🐝Lopez Lopez, que es más de violín, y a mi querido maestro de música, ya fallecido, Tirso, con todo mi cariño. 

Por qué soy más de piano que de violín"Ya me pone nerviosa hasta la música. No sé por qué me extraño, si es como el alcohol, potencia el estado de ánimo. Busco algo, en la medida de lo posible, neutro, para que me sirva simplemente de fondo, para no oír el silencio, que me permita hacer otras cosas y sea una capa de aceite para mis males y pruebo con los preludios y fugas de Bach. Es perfecto -me digo- un instrumento de otro tiempo, pocas sugerencias, perfección formal.

En principio funciona. No lo relaciono con nada, no es "música contaminada", no ha sido la banda sonora de una escena de mi vida. Es hasta frío, en su exploración sistemática de todas las posibilidades de una frase, de un motivo, cuatro notas repetidas hasta la saciedad con trinos, contrapuntos, picados y ligaduras. El aire es constante, no vibra en mi piel, comienzo a llevar el compás sin percatarme.

Un momento, ¿es frío? ¿No es una manera de incluir el orden en el caos, de dar forma a algo enorme que se viene encima, de medir, pesar y controlar la materia, de ponerle diques al mar?

Utilizando todos los recursos y técnicas a su alcance este hombre intenta dominar el aire y el sonido, los movimientos de sus dedos pulsando, olvidando deliberadamente que también golpea y acaricia, eliminando la pasión que en principio expresa liberando y termina predominando, está ahí, siempre contenida, siento su amenaza.

La monótona repetición de forma esconde la gradación de intensidad del contenido, no es el dibujo de un mosaico que se repite sino la espiral que semeja un vendaval o un remolino que absorbe la mirada y provoca alucinaciones del ojo y zumbidos del oído. La misma frase que, repetida engañosamente igual y matizadamente distinta, tiene tanto de letanía, es decir, de súplica, con solo un sonido añadido o un pequeño cambio de tono va creciendo la tensión que unas veces se acaba bruscamente soltándote en el aire y otras veces va decreciendo sin perder el control, disminuyendo poco a poco la presión, dejándome recobrar el aliento solo para volver a empezar.....

Mi corazón empieza a golpear, yo no puedo mantener tanto control, mi voluntad no es tan poderosa, empiezo a contaminar lo que oigo.

Cuando yo tocaba y me hacía ilusión tocar lo que habían escrito nombres famosos, Bach era un coñazo, eran preferidos en general los románticos, con sus florituras, y el colmo de los colmos era tocar algo de Chopin en los cursos más altos.

Tocábamos piezas sencillas de Bach los de los primeros cursos del "Álbum de Anna Magdalena", estudios, más adelante algún preludio porque eran un ejercicio magnífico, y como tal ejercicio los tomábamos, obligatorios.

Olvidaba que enseguida cobraban color cuando los tocaba Tirso, mientras con su voz de cantante de zarzuela iba marcando, todo él un puro énfasis, los puntos difíciles, exagerando los picados y contrastándolos con el mismo pasaje ligado un poco más adelante, subrayando los silencios, nunca quieto...

¿Donde estará todo aquello? La he vuelto a fastidiar, porque una vez que empiezo ya no paro de deslizarme por la cuesta resbaladiza del recuerdo, malas pasadas de mi sensibilidad excesiva.

Voy a tener que restringirme a mi misma los estímulos, como hacían los médicos con aquellos enfermos de la época romántica, medio de los nervios medio tuberculosos, que acababan todos pegándose un tiro, a los que no se les permitía contemplar una tormenta o una puesta de sol o escuchar música o leer poesía porque se agitaban sus espíritus y tenían crisis."

La foto es de Pixabay, subida por un usuario llamado Bommel2012.

Por si no habéis escuchado nunca el Álbum de Anna Magdalena y tenéis curiosidad, aquí podéis escucharlo. Gracias por la lectura y los comentarios.




#39 Muchísimas gracias 😃
Si encuentras el tiempo para sacarte la espina de tocar no te arrepentirás.

0

Vega me encanta la sensibilidad que tienes al describir la música pues consigues crear una obra pictórica de gran nivel.

Tocar un instrumento musical bien, es una asignatura pendiente que tengo. Tengo muchos instrumentos musicales en casa. De momento solo los acaricio pero estoy seguro que algún día acabaré interpretando o creando con ellos.

+2 +2
Yolanda AM 3/9/2017 · #38

#37 xd no me imagino el mundo sin música @Vega 🐝 Gómez Hernández
Ni sin cantar ni bailar.....

+1 +1

#36 Sí que hay piezas maravillosas de los dos instrumentos juntos o por separado.
Como ya he dicho alguna vez, sería terrible vivir sin música 😊

0
Yolanda AM 3/9/2017 · #36

Me gusta escuchar música con los dos instrumento pero ..... hay momentos en que escuchar música de violín (cualquier fricción de cuerdas) me resulta demasiado 'intenso'. Elijo según el momento y cómo me siento. Hay interpretaciones maravillosas con ambos instrumentos......@Vega 🐝 Gómez Hernández

+1 +1

#34 Muchas gracias @Amaya Marcos Postiguillo, el mío está en casa de mi madre, por suerte lo veo todos los días 😄

+1 +1

Muy bueno @Vega 🐝 Gómez Hernández. Yo soy más de piano. Me acompaña en todas mis mudanzas. Un abrazo.

+1 +1

#26 Eeeexacto, de l@s hij@s también puedes aprender, si estás dispuest@a jugar en su terreno, claro.

+1 +1