Barrer los pensamientos

Barrer los pensamientos

Barrer los pensamientos… Los pensamientos son inevitables mientras vivimos, estamos inmersos en la vida social, mientras nos relacionamos con seres humanos. Son instrumentos de supervivencia social y como tales no pueden ser eliminados como nos proponen algunas veces.

Sin embargo, por unos períodos de tiempo limitado y voluntariamente, podemos prescindir de usarlos, podemos no hacerles caso, podemos intentar barrer los pensamientos. Así nos lo propone el segundo patriarca del zen budismo japonés, escuela Rinzai, Daito Kokushi:


Cada vez que alce un pensamiento, arrójalo lejos. Dedícate a barrer los pensamientos. Barrer los pensamientos significa meditar. Cuando se deja de lado el pensamiento, aparece “el rostro original”. Los pensamientos son como nubes: cuando aclara, aparece la luna. Esa luna de eterna verdad es “el rostro original”.
Los pensamientos son como nubes

En esta corta cita tenemos mucho material. Para no extenderme mucho y no diluir la esencia, te propongo dedicar unos ratos al día a barrer los pensamientos. Es una práctica excelente.

No obstante, antes quiero hacer unos comentarios sobre los pensamientos en sí y esta práctica que propongo.

Barrer los pensamientos – qué ocurre si lo hago

Si me propongo esta práctica me pueden surgir dudas y preguntas sobre el tema. La inmensa mayoría de personas ni siquiera se plantea esta maniobra, la de barrer los pensam