Clases individuales de yoga

Clases individuales de yoga

En el post anterior escribí sobre ¿Qué es yoga? Ahora te quiero hablar sobre las clases individuales de yoga. Desde hace algún año doy clases individuales de yoga. Antes daba clases de yoga en grupos.

Son dos experiencias muy diferentes. ¿Por qué doy clases individuales de yoga?

Porque es un reto.

Porque cada alumno nuevo que tengo es un mundo, un mundo complejo, con sus particularidades, con su momento concreto, sus necesidades, aspiraciones, problemas y dificultades.

Me gustan este tipo de retos.

Cada alumno es un viaje único, irrepetible, es acompañar a la persona en este viaje estimulante, el viaje a uno mismo.

Porque la práctica del yoga es un camino que nos lleva a nosotros mismos, a descubrir nuestro centro, a instalarnos en él.

Intenté explicar en pocas palabras qué es el yoga. Pues bien, el yoga con todo su arsenal de instrumentos permite abordar de una manera muy creativa mi trabajo.

En realidad lo que hago es crear cada vez que me toca dar una clase.

Es como dibujar un cuadro, un cuadro nuevo: cambia el lienzo (el cuerpo del alumno), cambian los pinceles y las pinturas también (las técnicas y métodos), cambia la luz (estado anímico), el paisaje (las circunstancias vitales del alumno) y el cuadro sale cada vez diferente. Incluso con el mismo alumno. Cada clase es única, irrepetible.

¿Qué problemas se puede resolver en clases individuales de yoga?

El formato de clases individuales de yoga es muy flexible y muy productivo. Por eso podemos trabajar la totalidad de temas y aspectos de la vida humana.

En primer lugar empezamos a trabajar con el cuerpo físico, es lo que está más en la superficie, es tangible, nos apoyamos en él en cada momento.

Las clases individuales de yoga permiten resolver los siguientes problemas (por citar unos cuantos):

  • mejorar su flexibilidad
  • mejorar resistencia muscular
  • mejorar el estado de las articulaciones
  • prevenir desgaste prematuro
  • prevenir osteoporosis
  • aprender a relajarse con eficacia
  • mejorar el funcionamiento de los órganos internos
  • eliminar el estrés
  • liberarse de la ansiedad
  • controlar la mente
  • liberarse de los pensamientos negativos
  • reforzar la capacidad de enfocar atención
  • mejorar el sueño nocturno
  • aumentar la capacidad de resistencia a situaciones adversas
  • y un larguísimo etc.

Lo bueno de trabajar con el cuerpo es que, muy pronto, descubrimos que además del cuerpo aparecen y se reflejan nuestras emociones, pensamientos, sentimientos.

Queremos hacer algo con nuestro cuerpo, queremos que el cuerpo sea así o asa, que esté bien, fuerte, flexible, etc.

Son cosas que no tienen nada que ver con el cuerpo en sí, son cosas psicológicas. Psique en griego es alma y por eso psicología se traduce como la ciencia del alma.

Por eso empezamos a trabajar el alma empezando con nuestro cuerpo.

En otras palabras hacemos un trabajo global, real, sin fantasías, apoyándonos en la realidad de nuestro cuerpo físico.

Por eso podemos tratar de resolver cualquier tipo de problemas vitales del alumno. Digo “podemos tratar” porque, sobre todo, tiene que existir el deseo de resolver la dificultad concreta por parte del alumno.

Lo demás es cosa de metodología y correcta elección de instrumentos que es mi trabajo.

¿Qué ventajas tienen clases individuales de yoga comparándolas con las de grupo?

Sigue leyendo AQUÍ