El trabajo duro versus el talento

El trabajo duro versus el talento

En un post anterior, hace tiempo, hablé sobre el trabajo duro argumentando que trabajar duro no es la opción más sensata a pesar de ser una visión muy arraigada.

A veces opinan que el trabajo duro es el remedio para compensar la ausencia del talento. Dicen que si no tienes talento, trabaja duro y conseguirás lo mismo o incluso más que el que tiene talento si éste no se esfuerza.

Estamos ante un caso de manipulación de sentido de la palabra, un caso de creación de quimeras, de creación de unos entes innecesarios. Realmente no entendemos lo que decimos. 

El trabajo duro versus el talentoYa decía Guillermo de Ockham en el siglo XIV:«entia non sunt multiplicanda praeter necessitatem» – no hay que multiplicar los entes sin necesidad…

Pero erre que erre nos gusta multiplicar los entes por que precisamente nos vemos empujados tal vez por la necesidad de parecer más sabios, listos o, incluso, científicos.

Entre estas entes innecesarias esta el misterioso “talento”, suerte de unos pocos… En realidad lo que podemos llamar talento es muy terrenal, aterrizado y común a toda la humanidad.

Trabajo duro vs talento – ¿qué es el talento?

Vamos a ver qué es el talento y seguramente así veremos las cosas más claras. El talento no es algo misterioso, reservado a unos pocos elegidos. Vamos a devolver el talento a su lugar y así eliminamos el ente innecesario.

El trabajo duro versus el talentoLa palabra talento se usa para definir la aptitud o potencial de alguien para realizar una cierta actividad. ¿Solamente esto! Eso no es nada misterioso. Las aptitudes se desarrollan y las capacidades se actualizan. Muy prosaico. Nada elitista ni raro de ver. De hecho todo el mundo tenemos ciertos talentos, siempre en el sentido original de la palabra. Nada de misterios y exclusividades.

Aptitud viene de aptare en latín que significa “ajustar una cosa a otra”. Fijaros, no se trata de hacer esfuerzos o trabajar duro. Es ajustar, hacer que sea justa, adecuada. Ni más ni menos, lo justo…

Y potencial viene de posse, potis es decir “poder”. Tampoco vemos por ahí nada que esté relacionado o apunte directamente al esfuerzo o trabajo duro. Cualquier poder se despliega sin ningún trabajo duro de por medio.

Algunas veces podemos ver esa oposición de trabajo duro a talento. Nos quieren hacer ver que si no tienes talento (es decir no tienes desarrollada cierta aptitud o actualizada cierta capacidad, ojo, es solamente esto) has de trabajar duro para equipararte a los que tienen el talento. En otras palabras en lugar de dirigir nuestros esfuerzos (siempre los justos, los mínimos necesarios!!!) a desarrollar una aptitud o actualizar nuestra capacidad para hacer algo hemos de trabajar duro…

Desde mi punto de vista es una propuesta insensata. La de trabajar duro, en general.

Si hace falta salvar vidas humanas trabaja todo lo duro que haga falta, es perfectamente justificado, esto es justo. Los trabajos, oficios, artes, etc. “ordinarios” los que se desarrollan en la cotidianidad no exigen trabajar duro. Eso lo inventan algunos sin saber para qué o sin comprender porque repiten eso que han oído y se lo han creído.

Trabajo duro – un sinsentido

Sigue leyendo AQUÍ