La personalidad compleja

La personalidad compleja

Esta frase de Fernando Savater es muy interesante y quiero comentarla ampliando el tema. Savater nos habla del conjunto gustos/mente y, aún desconociendo el contexto en el que él dijo esta frase, me parece una propuesta interesante.

Vamos a ver qué relación tiene esta frase con la personalidad compleja.

La personalidad compleja – gustos/mente o gustos/consciencia

En efecto, si nuestros gustos son sencillos, y con gustos entiendo nuestras preferencias, aspiraciones, deseos, etc. y la mente es compleja parece que podemos alcanzar la felicidad. Lo contrario, la mente sencilla y los gustos complejos, nos pueden llevar hacia unas vivencias desagradables, tensiones, malestar, etc.

Esa misma propuesta podemos reformularla y decir que los gustos sencillos y los contenidos de la consciencia complejos nos pueden facilitar la vivencia de la felicidad. 

Digo que pueden facilitar porque nada ni nadie nos asegura la felicidad, no basta con tener los ingredientes necesarios, hace falta saber juntarlos de una manera apropiada para obtener el resultado deseado.

Puesto que no sabemos qué es la mente no puedo tampoco decir qué es o cómo es una mente compleja. Por eso prefiero hablar de la consciencia que sin ser un tema menos complejo creo que es un poco más claro.

Cuando hablo de la consciencia hablo de ella en términos de un espacio en el que se almacenan las imágenes que aislamos y en este espacio habita el alma. 

En otras palabras la consciencia no es un decir sino un ente material (con una altura, anchura, fondo + el tiempo) en el cual habita el alma. 

En otras palabras la consciencia está alrededor del cuerpo físico. Como dicen algunos psicólogos materialistas (los que tienden a explicar todo desde la fisiología) que se han visto incapaces de explicar la consciencia desde el cuerpo físico “la consciencia es un epifenómeno”, es decir algo que se manifiesta por fuera del cuerpo físico.

De la complejidad de la conciencia dependen nuestras vivencias. La consciencia se llena de imágenes del mundo circundante y de lo que nosotros importamos en ella. De allí, creo, esa palabra “importante”: lo que se importa dentro. Dentro de la consciencia. En el cerebro aún no han encontrado ni los pensamientos, ni las imágenes, ni los recuerdos. Allí no hay nada de eso. 

Y menos mal que no hay nada de eso en el cerebro porque de ser así los “malos” pensamientos podrían ser extirpados a solicitud de gobiernos y gobernantes. Sería el peor de los escenarios de la ciencia ficción que nos dibuja el mundo controlado vía el cuerpo físico, amputando partes del cerebro .

Entonces, cuando hablamos de tener una consciencia compleja no hay que verla como una jungla o un montón de contenidos inconexos sino como un espacio en el que ya existe cierto orden, existe estructura, una composición bastante esbelta y muy funcional.

Por lo pronto nuestra consciencia, si le hacemos un corte temporal, está compuesta de capas. Son capas que se añaden a medida que vamos avanzando por la vida. Y si miramos atrás seremos capaces de ver esa complejidad, esas múltiples capas que la constituyen.

Esa complejidad de la consciencia, curiosamente, no hace la vida más liosa.  Al revés, si somos capaces de verla, asegura mayor claridad, empezamos a ver con mayor claridad nuestra vida y nuestro papel en ella.

Las capas de la personalidad compleja

Sigue leyendo AQUÍ


Victor Chertkov 8/11/2016 · #12

#6 @Fran Brizzolis me haces una pregunta un poco difícil de responder en pocas palabras. Haré un intento. Creo que la mente no puede ser demasiado compleja. Puede ser compleja o puede ser simple con distintos grados, muy aproximados, de complejidad.
Hay catedráticos con mentes bastante sencillas y barrenderos con mentes bastante complejas. Porque la sencillez o la complejidad en cada uno de estos casos basta para algo. La complejidad o simplicidad de la mente es funcional, sirve para algo, no es algo azaroso o sobrante. Nace como una respuesta a algo.
¿Qué hacer si reconoces que tu mente es compleja y encima funciona, como tu dices, de una manera distinta al "estándar" establecido?
Primero, alegrarse por esta circunstancia. Que tienes un potencial a explotar que no tienen otros, es algo único y, encima, valioso. Segundo, aprender a gozar de esta complejidad para lo cual es necesario aceptarla sin reservas y darle una salida constructiva.
Quizá esa última parte, la de darle una salida constructiva a la mente compleja, es la que mayores dificultades nos puede plantear. Es un reto en cualquier caso. Creo que es algo estimulante, sin duda alguna positivo.
Y si a esto se añade la capacidad de llevar una vida sencilla.
Para mi un ejemplo llamativo de esta situación es el de mi paisano Grigori Perelman https://es.wikipedia.org/wiki/Grigori_Perelm%C3%A1n : mente tremendamente compleja, vida extremadamente sencilla. El tío casi no tiene posesiones y rehusa premios millonarios. Impresionante.
Un abrazo, Fran!

+2 +2
Victor Chertkov 8/11/2016 · #11

#5 @Maria Teresa Redondo Infantes no sé si entendí bien tu comentario.

Si me preguntas quién es el creador de la mente, compleja o sencilla, la respuesta depende del punto de partida que adoptemos.

Si partimos de las ciencias naturales, nos dirán que es el cerebro el que crea la mente. Personalmente dudo mucho de esta propuesta debido a que la base de esta visión es puramente declarativa. En otras palabras, los científicos CREEN que esto es así, es una hipótesis.

Trabajan con ahínco para demostrarlo pero sin ningún éxito. No tenemos hasta la fecha ninguna prueba de ello a pesar de la impresión que podamos tener. Mucha gente CREE que es así porque están acostumbrados de ver las cosas así.

Si uno se interesa en el tema y trata de crear algo de claridad descubrirá muchísimas incongruencias y fallos en la visión "científica".

Y si partimos de la visión tradicional, incluso popular si quieres, la mente es un instrumento del alma. Y, en este caso, la complejidad de la mente depende de las metas del alma.

El alma tiene sus instrumentos y la mente es tan sólo uno de ellos. Soy partidario de esta última visión y tengo mis razones para ello.

¿Cuál es la dificultad de este tema? La existencia de mucha información inconsistente, puramente declarativa, de corte fantasioso lo cual hace que el tema del alma se perciba con incredulidad, como algo propio de la visión religiosa, algo no científico.

+1 +1
María Paz Hueso Luque 8/11/2016 · #10

#8 Si, gracias, @Victor Chertkov, es innato. Lo que cuesta es que otras personas cercanas, apliquen esa lógica de la sencillez de forma, al menos similar...Un abrazo!

+1 +1
Victor Chertkov 8/11/2016 · #9

#3 @Светлана Чижова спасибо за пожелания! Обязательно постараюсь написать на русском языке. Спасибо!

0
Victor Chertkov 8/11/2016 · #8

#2 Jo qué bien @María Paz Hueso Luque! Es realmente fantástico si puedes hacer sencillo lo que es difícil. Y, creo, que es todo un avance reconocer la complejidad de su propia mente y aún así hacer lo posible para vivir una vida sencilla.

Me decía mi maestra de yoga, Pilar Inigo, "haz todo fácil". Esa es la táctica que empleo, trato por lo menos, en mi vida diaria y lo transmito a mis alumnos: trato de hacer todo con facilidad. Casi siempre es posible.

Gracias y un abrazo!

+1 +1
Victor Chertkov 8/11/2016 · #7

#1 Me alegro @Aleksandra Diuzheva de que te ha gustad este post! Gracias por comentarlo. Всё никак не соберусь написать на русском. Материала своего много, вопрос организации. Но в конце концов обязательно доберусь.

0
Fran Brizzolis 8/11/2016 · #6

Y cuando la mente es demasiado compleja, o funciona de manera distinta al "estándar" establecido... Dime amigo @Victor Chertkov... Qué hacemos entonces???

+1 +1

Buenos días Caballero,

Si como bien he leído este texto en Online, qué la mente es compleja, entonces pregunto yo, quienes o quien es el creador de hacer o ser así y para sí mismo su vida y vidas de las y la mente / mentes compleja? .

No se si me he explicado bien.

Mis mejores deseos y mucho éxito.

+1 +1