Victor Chertkov en Profesores y educadores, beBee en Español, Coaching 1/12/2016 · 1 min de lectura · 1,6K

Si tienes prisa por vivir...

Si tienes prisa por vivir...

No tengas prisa. ¿Para qué la quieres? ¿Te sirve de algo? ¿Vives mejor así?

Cuanta más prisa nos metemos (la prisa es nuestra creación), tanta más agitación experimentamos. Eso que llamamos “ponernos nerviosos”.

Los nervios no tienen nada que ver con eso.

Si tienes prisa por vivir – hazlo sin “nervios”

Para ser más exacto, siempre estás “nervioso” por la simple razón de que tus nervios siempre participan en todo.

Incluso cuando estás calmado a no poder más, tus nervios trabajan a tope. No pueden funcionar de otra manera.

No tengas prisa. Aporta serenidad a tu existencia. Estar sereno no está reñido con desplazamiento rápido de tu cuerpo.

He tenido alumnos y clientes que afirmaban que tenían mucha prisa por vivir porque se les “acababa la vida”. Es un error pensar así y actuar así.

A mayor prisa, a mayor agitación interna, menos posibilidad para vivir la vida. La vida pasa mientras estás organizando el barullo.

A mayor velocidad de acontecimientos externos, mayor sosiego y tranquilidad hemos de tener para responder adecuadamente.

Si tienes prisa por vivir – cultiva la acción en la no-acción

Cuando estaba haciendo la formación de profesores de yoga, en cierto momento tuvimos que interpretar un pasaje de Bhagavad Gita que decía algo así: “la verdadera acción está en la no-acción”.

Un pasaje que es muy dado a interpretaciones precipitadas, apresuradas, con prisas propias de nuestra época de fast food psicológico.

Nos lanzamos a la “acción” argumentando esto y lo otro… todo en vano… para comprenderlo es necesario aprender a mantener la calma en el ojo del huracán. Algo fascinante. Si lo haces una sola vez, sobrarán palabras, comprenderás que abrir la boca lo estropea todo, que vuelves a la agitación, que es mejor y más genuino y verdadero es estar callado, con la boca cerrada. :)))

Por cierto, en el ojo de un huracán de verdad reina calma y silencio, cielos despejados y hasta soleados (ojo claro) mientras que en la pared de ojo azotan vientos devastadores.

Algo parecido ocurre en nuestra vida y hemos de intentar instalarnos en el ojo de los acontecimientos. Hemos de con-centrarnos, estar en nuestro centro y con eso podemos acceder a un marcado estado de calma, sin prisa, en medio de una agitación frenética exterior.

¿Cómo lograrlo? Con práctica y, concretamente, con la práctica de hatha yoga y de otros yogas debidamente organizada.

Si tienes prisa por vivir – el estrés lo creas tu

Sigue leyendo AQUÍ


Adela Garcia Hace 7 d · #7

#6 Toda la razón @Victor Chertkov, respirar ampliamente y soltar muy despacito, es de lo más tranquilizador!!!

+3 +3
Victor Chertkov Hace 7 d · #6

#3 Y hacer 10 respiraciones tranquilas y más amplias de lo habitual ;) Gracias @Adela Garcia por tu comentario! Un abrazo!

+3 +3
Victor Chertkov Hace 7 d · #5

#2 Es verdad, el ritmo a veces frenético de la vida nos arrolla, es necesario parar, sentir, vivir. Un abrazo @Fernando Santa Isabel Llanos!

+1 +1
Victor Chertkov Hace 7 d · #4

#1 Gracias Miguel Angel! Un abrazo!

+2 +2
Adela Garcia 1/12/2016 · #3

Repetir 10 veces: keep calm....keep calm.....keep calm....

+3 +3

Muy bueno y es verdad que vivimos muy deprisa y a veces nos falta tiempo para parar y nos perdemos mucho. Gracias @Victor Chertkov y Miguel Ángel Barrios por compartir!!

+3 +3
miguel angel barrios 1/12/2016 · #1

Excelente reflexión .!!!

+2 +2