Alberto Berroteran en V&LOGISTICA Internacional, Directivos y Ejecutivos, Logística y Operaciones Presidente • V&LOGISTICA INTERNACIONAL 10/11/2016 · 1 min de lectura · +600

Big Data en la Gestión Sanitaria: Ventajas, Riesgos y Elecciones

Big Data en la Gestión Sanitaria: Ventajas, Riesgos y Elecciones

Big Data ha transformado la gestión sanitaria completamente. Hoy día, existen más datos que nunca para ayudar a los profesionales de la salud a maximizar su eficiencia operativa y, con el uso de herramientas de business intelligence y analítica avanzada, esta información se transforma en conocimiento generador de valor. De esta forma se consigue proveer una mejor experiencia a los pacientes, pero también optimizar la gestión de proveedores, minimizar el desperdicio e impulsar la productividad de los procesos.

Las herramientas de soporte de decisiones clínicas permiten aumentar la precisión en la selección de tratamientos, pero también mejorar la planificación. La tecnología se alía con la salud transformando una industria que es una de las que más han cambiado desde la llegada de los grandes datos.

Gestión sanitaria: las claves para explotar big data

Big Data ayuda a las organizaciones a ser más productivas, eficientes y a reducir costes pero, al mismo tiempo, también las expone a nuevos riesgos, como los relacionados con la privacidad y la protección de los datos. Es preciso, por ello, que la gestión sanitaria tenga en cuenta la importancia de:

  • Hacer una correcta elección tecnológica: la que se adecúe a sus necesidades y además resulte sencilla de implementar y fácil de usar. Soluciones intuitivas y completas, que, además de la inteligencia de negocio en sí, provean a la gestión sanitaria de capacidades predictivas, en base a forecasting y análisis what if, que les permitan prepararse mejor para los acontecimientos futuros.
  • Llevar un adecuado gobierno de los datos: que les permita maximizar el control sobre la información ayudando a prevenir usos indebidos de los datos y los proteja frente a amenazas internas y externas. Asimismo, las políticas que se dicten habrán de contribuir a velar por la integración de la información y su calidad de extremo a extremo de la organización y en su cadena de suministro extendida.
  • Capacitar al personal en el manejo de los nuevos software y herramientas: es importante que los usuarios de negocio estén familiarizados con el uso de las soluciones escogidas, de esta forma ellos mismos podrán acceder al conocimiento necesario para tomar decisiones informadas de forma puntual. Conocer el nivel de stock de determinados medicamentos, el número de camas libres o las tasas de afectados por una gripe puede mejorar en gran medida los resultados de la gestión sanitaria y contribuir a ofrecer un servicio mucho más efectivo.

Al igual que muchas otras industrias, la asistencia sanitaria ya se está adaptando al análisis de datos, no sólo por sus beneficios financieros, sino también por mejorar la calidad de vida de los pacientes. Hospitales, centros sanitarios y toda la industria de la salud han encontrado en esta nueva gestión sanitaria inteligente una forma de aumentar la transparencia en sus operaciones, reforzar la calidad de sus procesos y prevenir ineficiencias, tres factores que les reportan una ventaja competitiva importante.

Big Data en la Gestión Sanitaria: Ventajas, Riesgos y Elecciones