Levantando años

Que en el gimnasio me reciba un metro noventa de pectorales inflados, trasero marcado y viente años de experiencia como personal trainer no me hace ninguna gracia.

Su nombre, Mike, el mío, Bad Luck. No esperaba un reventado tampoco, ya que esta gente predica con el ejemplo… Pero de ahí al fisiculturista griego hay cuatro dorsaleras de por medio.

Observador, silencioso, amable y con una pinche planilla en la mano para diagnosticarme la mujer más flácida del año. ¿Por qué terminé en este sitio? ¡Porque aparentemente envejecer es el plan más divertido del planeta! Ya que tus músculos después de una cierta edad se destacan por bailar la tarantela.

— Cecilia, te veo bastante atlética, ¿qué es lo que querés tonificar específicamente?

— Gracias Mike, soy flaca, y esto aparentemente tiene confundida a 7.350 millones de habitantes. Piernas, cero problema porque soy ciclista, pero el resto de mi cuerpo necesita alineamiento y balanceo, cambio de aceite y correa de distribución, muchas millas y buena carrocería, ¿podremos salvarlo?

— ¿El título como está?

— Un solo dueño.

Al menos el morenazo era simpático, es bueno que alguien además de mi no haya perdido la fe.

— Mirá, necesito endurecer mis brazos.

— Perdoname, ¿qué parte exactamente ?

Y cuando me termina de preguntar me agarro la piel que cuelga de mis triceps.

— Esto, ¿ves?

Estoy segura que este muchacho ha visto muchas cosas en su vida, pero nunca una chica con tanta confianza dispuesta a entregar el cero ocho a cualquier precio.

— Normal, si nunca trabajaste con pesas el músculo se cae.

— Querido, esto más que una caída es la 3era guerra mundial, mi amor propio contra la gravedad.

Mike se rió asombrado por mi genuino carácter y mi manera de expresarme libremente frente a todo un grupo de ancianos que apoyaban sus espaldas en una pelota de Yoga.

— No te asustes, soy disciplinada, eso sí, prometeme que este tratamiento no va a durar mas de tres meses.

— Eso depende de vos, el cuerpo requiere mantenimiento, como cualquier coche con más de 30 años. ( modo ironía off )

— ¿De qué frecuencia estamos hablando?

— No conozco tu cuerpo, pero la tonicidad generalmente va asociada a tu genética y a tu dieta.

— ¿Vos decís qué con hacer el amor todas las noches no alcanza?

Mike se quedó en silencio sin saber que decir…Es normal que haya asociado que quería tener sexo con él, pero el chiste era para mi solita.

— No te preocupes Mike…No soy de las que se hamacan del candelabro para tirarse a la cama, lo mío es Netflix, if you know what I mean…

Mientras la tipa más simpática se encontraba paseando por el set de la película Cocoon— 80 + — practiqué todo tipo de sentadillas y abdominales que no ejercitaba desde el año 1990: cuando jugaba al hockey en Argentina y me sobraba un 6 en la mochila.

Tengo un dolor de cintura que no se lo deseo a nadie y cada vez que me paro me atacan 79 agujas simultáneamente deseándome suerte con mi nuevo emprendimiento, volver a los 20 años sin un rasguño.

¡Buen miércoles para todos!

Cecilia Castelli

www.cecicastelli.com


Levantando años