Ximo Salas en Directivos y Ejecutivos, Selección de personal, Directores de RRHH Entrepreneur • Ximo Salas Asesor Sistemas de Personas 12/10/2016 · 4 min de lectura · 1,0K

Portales de Empleo ¿Son parte del futuro? #Futureofwork


Esta es una pregunta muy habitual entre las personas que están buscando un empleo
, que desafortunadamente son muchas. Y aunque normalmente la respuesta es afirmativa, siempre aparecen los “peros” que acompañan a este tipo de plataformas.

Muchos son las opiniones al respecto: Desde el que ha decidido abandonar porque no les ve utilidad alguna y nunca recibió ni una simple llamada, al que ya acumula 3 empleos gracias a ellos.

Lo cierto es que en mi labor de formador para el empleo, con cientos de horas impartidas y contacto con miles de personas en búsqueda de empleo, debo reconocer –este dato no es científico- que muchos/as de las personas preguntadas no tienen una opinión positiva, aunque también debe decirse que tampoco tienen una comprensión alta de su funcionamiento, demasiada información manipulada. Cuestión que yo creo modifica la percepción del usuario del servicio.

Portales de Empleo ¿Son parte del futuro? #Futureofwork

"La Actitud y el empleo" foto de Ximo Salas


¿Se usan los portales de empleo?
Sin entrar en discusiones sobre su utilidad, solo compartir que según el último estudio sobre Redes Sociales y Mercado de Trabajo realizado por Infoempleo y Adecco, la opción de los portales de empleo es la primera con un 99% de uso. Le siguen las redes sociales, los portales de empleo de las empresas y los contactos personales.

Tal vez pueda ocurrir que estas plataformas intenten morir de éxito sin ver las consecuencias del cambio digital y generacional que se está produciendo en el mercado laboral, cosa que dudo por su experiencia y conocimiento del tema. De hecho en ese mismo estudio se afirma que dentro de 2 años los portales de empleo seguirán siendo el primero medio elegido por los usuarios para buscar empleo con un 92%.

Entrando en la situación actual, se pueden señalar varios puntos que hacen de estos portales lugares cuestionados por los usuarios.

  • La cantidad de información que debe completarse para rellenar el perfil.
  • La falta de comunicación con el candidato. Información sobre su candidatura y el estado del proceso de selección.
  • La masificación de los postulantes a una oferta de empleo. 
  • Los cuestionarios largos y poco atractivos que deben rellenarse en la inscripción a un proceso de selección.
  • La repetición constate de algunas ofertas de empleo.
  • La creencia de que algunas ofertas son falsas.
  • La escasa “calidad” de algunas ofertas publicadas. Sin filtro ante los abusos.

Sin duda se pueden enumerar aspectos positivos que hacen que los portales de empleo sean atractivos para el que busca una oportunidad laboral.

  • Segmentación de las ofertas de trabajo. Selección geográfica, sectorial, funcional, etc.
  • Automatización. La recepción de correos con las búsquedas guardadas. Comodidad y conciencia tranquila del parado de larga duración.
  • La cantidad de ofertas disponibles. En los portales generalistas la masificación –que es un punto negativo- tiene su lado positivo, ya que muchos usuarios atraen muchas empresas, es decir ofertas. La tranquilidad de saber que siempre estará allí publicado. Minimizar el esfuerzo de búsqueda del usuario y mejora de la ansiedad del candidato.

¿Hacia dónde se mueve el mercado laboral?
En el marcado laboral actual no debemos olvidar que solo se publican aproximadamente un 20% de las ofertas de empleo que se generan, el resto se mueve por canales más o menos ocultos: bien por contactos, por promoción interna, por recomendación de los empleados, etc.

Y sin duda pensando que este porcentaje va en clara disminución, con el tiempo –siempre que se consoliden los actuales canales de comunicación que se están generando- será más fácil llegar a un publico objetivo para un puesto, sin necesidad de publicar un anuncio.

Si una determinada sociedad o colectivo incrementa su cultura de comunicación y hace de sus canales internos y externos herramientas eficaces, honestas y de confianza, será para ella más fácil hacer circular información importante, como lo son las ofertas de empleo.

Por otro lado, no perdamos de vista la fuerza laboral que representa la Generación Y o Millennials, y que proponen de alguna manera –sin entrar en tópicos, todos/as no son iguales- cambios en la relación empleador vs empleado.

¿Vemos a esta generación o incluso a la siguiente –Generación Z- rellenando cuestionarios interminables para crear un perfil en un portal o una red? ¿Tendrán la paciencia de esperar una respuesta impersonal de un sistema que no se comunica con ellos? ¿Qué efecto produce en ellos estar en una oferta con cientos de candidatos compitiendo? ¿Tiene sentido?

La digitalización de la sociedad producirá efectos muy directos en la forma de relación de las personas, sobre todo en el ámbito profesional. Globalizar la comunicación trae como consecuencia disponer de más canales accesible y de más público, pero a la vez produce un mayor rechazo si no es eficaz y útil, sobre todo para las nuevas generaciones.

¿Hay opciones además de los portales de empleo?
Los canales de empleo o páginas corporativas de empleo o “Career Site” y todo lo que conlleva el desarrollo de estrategias de “Marca de Empleador” –Employer Branding- y la generación de comunidades propias de futuros empleados, marcará una parte importante de las tendencias de los próximos años en el campo de la selección de talento. (Ver: Pon una Career Site en tu vida”). Aunque en este campo hay mucho “humo” en estos momentos.

El submundo de los contactos seguirá sin duda teniendo un apartado especial en nuestro mercado laboral, aunque la tendencia irá haciendo que esos contactos se digitalicen –ahora predomina el mundo analógico- y por tanto se generalicen y masifiquen, con el uso de las redes sociales. Esa “prostitución” del mundo de los contactos tendrá consecuencias en el futuro de las redes sociales profesionales y en su funcionamiento.

Por último, la parte con más desarrollo puede estar en los portales verticales o en los “Clubs Sociales” –tribus-, donde predomina la especialización, tanto por la ofertas, como por los entornos de aprendizaje que se pueden generar para los usuarios. Para eso será necesario que las empresas piensen en aliarse en este aspecto, sin ver en ello perdida de mercado de candidatos.

¿Servirán los Portales de empleo para encontrar trabajo?
Aquí no vale la respuesta que leo muy frecuentemente: “Depende”. En mi caso la respuesta es “Si”, no tengo duda. ¿Con cambios? Por supuesto, la competencia es mucha y avanza con fuerza, pero sobre todo lo que avanza es una sociedad cansada de ciertos “convencionalismos” que aún siendo eficaces, han sembrado dudas en su uso.

Es evidente que los portales de empleo públicos –SEPE, autonomías, ayuntamientos, etc.- no tendrá la oportunidad de sacudirse la mala reputación que tienen sin hacer cambios radicales, cosa que creo imposible por dos motivos: No interesa a los intermediarios que cobran por esos mismos servicios, y los políticos no están por la labor o no saben.

Con respecto a los portales de empleo generalistas, sin duda tienen mucho que avanzar y mejorar, hay dos aspectos que ha corto plazo les pueden ayudar en su empeño de seguir los primeros en las preferencias de quien busca trabajo.

  • Cambiar la mentalidad, la cultura del negocio, no pensar que el cliente es la empresa. En realidad el futuro se marcará pesando que el cliente es el usuario.
  • La generalización solo conduce a masificación de ofertas y demandantes, la especialización dentro de ese gran mundo de millones de usuarios debería estar premiada, tanto para empresa como para candidatos. Crear Clubs Sociales puede ser una solución, y ofrecer formación específica más.
¿Seguirás usando los portales de empleo?


Ximo Salas 8/11/2016 · #9

#7 Gracias a ti @Froilán Pérez por le lectura y el comentario. Saludos.

0
Ximo Salas 8/11/2016 · #8

#5 Gracias @Fran Brizzolis por el comentario. También creo que la parte de las empresas debe tener nuevos enfoques, sobre todo para ganar la confianza del candidato.

+1 +1
Froilán Pérez 8/11/2016 · #7

como bien indicas, @Ximo Salas - los portales de empleo públicos han de hacer cambios radicales para sacudirse la mala reputación.

permíteme extender esta reflexión a todos los servicios públicos, han de modernizarse para adaptarse a las necesidades de una población en constante evolución, con necesidades cambiantes.

muy buen artículo y gracias por la contribución.
un saludo
-froi

+2 +2
Charo Onieva Mallero 8/11/2016 · #6

Hya que trabajar de modo bidireccional. En la Asociación sociocultural Cincuentopía hemos puesto el enfoque en apoyar el autoempleo. Este es nuestro enfoque. Prestar apoyo a la recuperación de antiguos hobbies o al descubrimiento de nuevas vocaciones "a la mitad de la vida", porque están significando en muchos casos dignas salidas personales y/o profesionales.

Para ello, ponemos a disposición de los mayores de 50 (o cincuentópicos) una Sala de Exposiciones Virtual en la que poder dar a conocer sus creaciones (hasta la fecha, desde pintura, fotografía, hasta joyería escultórica …) y un Rincón del Artesano (desde maquetas hasta artesanía del cuero han sido objeto de exposición). Estas creaciones que se exhiben se comercializan a través de un Marketplace.

+2 +2
Fran Brizzolis 8/11/2016 · #5

Muy buen post sin duda... En mi opinión (y llevo ya 8 años sin trabajo)... Hay muchos prejuicios y perjuicios, y a mi modo de ver falta "colaboración" entre la parte contratante y los posibles "contratados"... No sé... Es un tema tan comlicado y con prácticas tan arraigadas en el propio sistema.... Yo veria bien una especie de "certificado digital" que asegurase la "auntenticidad" de la oferta... Así como la caducidad de la misma... Hay anuncios que son eternos en los portales de empleo.

+2 +2
Fran Brizzolis 8/11/2016 · #4

Y de la actividad de las empresas... Aqui hay 2 partes involucradas

+2 +2
Javier beBee 12/10/2016 · #3

#2 @Ximo Salas gracias a ti por aportar contenido tan útil para las personas!

+1 +1
Ximo Salas 12/10/2016 · #2

#1 Sin duda @Javier beBee tengo claro que el concepto de portal tradicional y generalista (que analizo en el post) nada tiene que ver con otros conceptos más cercanos a la filosofía de comportamiento de una red social. El concepto de Bebbe es diferente. Gracias por aportar. Saludos!

+4 +4