Yaiza Garcia in Seguros, Auditores, Consultoría y Asesoría May 22, 2020 · 1 min read · 1.4K

El futuro de los negocios después del COVID-19

El futuro de los negocios después del COVID-19

Mientras que el gobierno lleva a cabo intervenciones significantes en respuesta al coronavirus, los negocios se están adaptando rápidamente a las necesidades cambiantes de sus empleados, clientes y distribuidores, incluso, mientras tratan de navegar los desafíos financieros y operativos.

Con cada industria, función y geografía afectadas, la cantidad de cambio potencial sobre el que pensar puede resultar abrumador.

Los CEOs de hoy se enfrentan a desafíos contundentes y aguas cambiantes mientras tratan de hacer frente a los daños causados por la pandemia de COVID-19. Por necesidad, los CEOs han priorizado el ahora, centrándose en apoyar a sus empleados y clientes, y orquestando las respuestas a la interrupción en las cadenas de producción. Paralelamente, los líderes han tratado de estabilizar los ingresos y cuidar a los clientes, remodelar sus negocios para alinearse con la demanda en evolución y encontrar nuevas vías de crecimiento.

En este contexto, los líderes enfrentan la urgencia y la complejidad de reabrir sus negocios. Para superar la incertidumbre, la reapertura también requiere un programa de reinvención. Esto presenta una oportunidad, y una necesidad, para que muchas compañías desarrollen las competencias en las que desearían haber invertido antes: ser más digitales, basados ​​en datos y en la nube; tener estructuras de costos más variables, operaciones ágiles y automatización; para crear capacidades más fuertes en comercio electrónico y seguridad. Esta agilidad será fundamental para las capacidades a largo plazo que desarrollan. Los líderes deben considerar los pasos que toman para reabrir como los primeros en un largo viaje de transformación más amplia.

El avance del teletrabajo y las nuevas tecnologías

Incluso antes del COVID-19, muchas organizaciones enfrentaban desafíos tecnológicos considerables. Ahora, el COVID-19 ha empujado a las compañías a operar rápidamente en nuevas formas y que la tecnología se está probando como nunca antes.

A medida que las empresas hacen malabares con una serie de nuevas prioridades y desafíos de sistemas: riesgos de continuidad del negocio, cambios repentinos en el volumen, toma de decisiones en tiempo real, productividad de la fuerza laboral, riesgos de seguridad, los líderes deben actuar rápidamente para abordar los problemas inmediatos de resiliencia de los sistemas y sentar las bases para el futuro. Los líderes en la industria química, por ejemplo, están reconociendo la resiliencia como un factor clave de éxito.

Una vez que lleguemos al otro lado de esta pandemia, será importante establecer estrategias a largo plazo para una mayor capacidad de recuperación y aplicar las lecciones aprendidas de la experiencia para crear una hoja de ruta de sistemas y talento que prepare mejor a su empresa para futuras interrupciones.

Con esta nueva ‘normalidad’ muchas empresas se están planteando implantar el teletrabajo como forma habitual de su negocio. Muchos expertos estiman que a partir de ahora, los negocios que operaran telemáticamente subirán, y mucho. Por supuesto, no todos los tipos de negocios podrán implantar teletrabajo: las obras de construcción seguirán siendo necesarias, el transporte de mercancías, etc. Por esta misma razón, las empresas o trabajadores autónomos que se encuentran parados a día de hoy a causa de la pandemia no deberían dejar de contar con los seguros pertinentes (como los seguros furgonetas para pintores, responsabilidad civil para comercios, etc).