Carlos Pérez-Grueso Gómez in Directivos y Ejecutivos, Estudiantes y Universitarios, Profesores y educadores Director Relaciones con los Equipos NutriCare • Programas Nutricare, S.A. Jun 15, 2019 · 2 min read · 10.0K

Dando el cambiazo a Fra Angélico

Dando el cambiazo a Fra Angélico                       La Anunciación, obra de Fra Angélico. Museo del Prado de Madrid

Si hubiéramos vivido en su tiempo, el siglo XV, y le hubiéramos conocido, de haberle llamado Fra Angélico al cruzarnos con él, ni se hubiera vuelto a mirarnos. ¿Quizá era sordo? ¿Tal vez maleducado?. 

Nada de eso. Este sobrenombre se le puso una vez muerto. Este "apodo" se le puso porque era un fraile extremadamente devoto y porque su obra fue de temática religiosa.

 Fue beatificado por el Papa Juan Pablo II en 1982 .

Se llamaba Guido di Pietro da Mugello (1390-1455). La pintura que os traigo, una de sus obras maestras, la realizó en un momento de tránsito entre el gótico y el renacimiento. Además se puede ver en todo su esplendor, ya que ha sido restaurada recientemente en el Museo del Prado de Madrid.

Esta obra muestra, no solo la anunciación a la Virgen, también la expulsión de Adán y Eva del paraíso.

Nuestro amigo Guido había sido, no cocinero antes que fraile, pero sí miniaturista iluminador de misales y otros libros religiosos. Esta maestría como miniaturista se puede apreciar en la obra si ampliáis la imagen y observáis, por ejemplo, las pestañas y la cejas de la virgen. No hay otra manera de verlo, al igual que la barba de Adán. Cada pelo del susodicho está orientado en una dirección. 

Otro punto a tener en cuenta. Las flores y plantas que están situadas en el lado izquierdo, todas ellas, han sido reconocidas y clasificadas botánicamente . Como curiosidad os diré que la enredadera que tienen en la cintura Adán y Eva, tiene el nombre de planta del pordiosero. Era una planta que usaban los mendigos para producirse erupciones en la piel y dar más pena. 


En relación a los materiales utilizados, la obra fue pintada, ¡siendo italiana!, como los espaguetis carbonara, con témpera al huevo, entre otros. Fue un encargo para la iglesia del convento de Santo Domingo de Fiesole, cerca de Florencia. 

Casi doscientos años más tarde, a modo de bit coin, en 1611, les sirvió a los monjes para poder sufragar los gastos de un campanario y, más tarde, cambiando de manos, ¿Adivináis en manos de quién acabó esta obra?. Pensad en el mayor "golfo" del momento en España..., eso es, el duque de Lerma, el valido de Felipe III, con piel de cordero, pero feroz lobo rapiñador.

Una vez caído en desgracia el duque, el cuadro pasó, tras una parada en Valladolid, al Convento de las Descalzas Reales de Madrid. Allí quedó durante siglos, hasta que, a mediados del siglo XIX, el director del Museo del Prado en aquel entonces, el pintor Federico de Madrazo, llegó a un acuerdo, muy en boga en estos tiempos de elecciones, con la priora del monasterio, que recibió otra Anunciación a cambio. Le dio el cambiazo.  Le dijo algo así como, "yo te hago una anunciación nueva que ésta, está que se cae, y todos tan amigos" ¡No estuvo mal ese cambio! No penséis mal, Federico es uno de los mejores pintores del XIX.

Otra curiosidad acerca de la obra. El artista lo pintó sobre madera de chopo, material que ha sufrido el paso del tiempo. Durante la guerra civil española, su estado aconsejó no moverlo de Madrid.  600 añitos se notan.


                                         La Virgen de la Granada. Autor: Fra Angélico. Museo del Prado de Madrid

Como veis, interesante este angelito. Os animo a que no desaprovechéis una exposición antológica, única, en el Museo del Prado de Madrid que reúne 80 obras de este excelente pintor del quatroccento italiano.

 Y, ya que me pongo, no quisiera finalizar sin traeros a colación esta otra obra maestra de Fra Angélico que también posee el Museo del Prado. Se trata de la Virgen de la Granada. Fue adquirida al duque de Alba por 18 millones de euros hace unos pocos años. Más de un campanario habrían construido en su Italia natal con esa cifra. 

Y ya que volvemos a estar, un último apunte. La pintura, sobre todo de temática religiosa, está llena de elementos con significado propio, como la granada. Simboliza la virginidad y, además, al poner la mano el niño dentro de la fruta, también simboliza la muerte y resurrección. Lo dicho, y no os doy más el rollo,  no os perdáis esta antológica amig@s.





Teresa Miranda Miranda 22/6/2019 · #8

Hola buenas tardes necesito trabajar en atención al cliente

0

Muchas gracias @TonyValiente Perez . La verdad es que es un pintor que vale la pena "ver de cerca" con la exposición del Museo del Prado.

0
TonyValiente Perez 20/6/2019 · #6

Muy bueno Carlo, que tengas buen día. a mi encanta la Historia

0

#3 Gracias a ti que lo lees con cariño.

0
fernando martin 17/6/2019 · #4

#3 Gracias a ti que lo lees con cariño.

0
Mª José López 17/6/2019 · #3

¡Me ha encantado!! Cada vez mejor. Enhorabuena!!

0

En aquel entonces era un artista rompedor. Se ve influenciado por Masaccio, un gran rompedor de la perspectiva y que, siglos más tarde "copiaría" Dalí.

+1 +1
Ignacio Orna (Nacho) 16/6/2019 · #1

Recuerdo que siendo niño la primera imagen que vi de un cuadro fue la obra maestra de este pintor, que ya entonces me pareció espectacular. Otras imágenes que me resulta muy parecidas a estas, son las de Patinir, al cual también admiro.

0